Legislaciones prohibirán cosméticos que usan microplásticos

El contaminante estaba presente en el 74% de las muestras de agua tomadas de 34 plantas de tratamiento

Legisladores y defensores del medio ambiente anunciaron nuevas medidas para prohibir las microesferas plásticas en productos de cuidado personal, asegurando que las mismas representan un severo riesgo al ecosistema cuando entran al drenaje.

Las microesferas o microplásticos son piezas de plástico con un tamaño aproximado de cinco milímetros de diámetro, que utilizan como exfoliantes en limpiadores para manos, jabones, pastas dentales y otros productos de limpieza de uso doméstico e industrial.

Estos productos están diseñados para ser lavados por el desagüe, pero las microesferas son demasiado pequeñas para ser capturadas por las plantas de tratamiento de aguas residuales. Por esta causa, se han encontrado en grandes masas de agua en todo el estado de Nueva York y pueden ser ingeridas por las aves y peces, por lo que presentan graves riesgos ambientales y de salud.

Un informe de abril de 2015 realizado por la oficina del fiscal general de Nueva York, Eric T. Schneiderman encontró que estas microesferas estaban presentes en el 74% de las muestras de agua tomadas de 34 plantas de tratamiento municipales y privadas en todo el estado.

Para frenar el uso de este producto, la senadora federal por Nueva York, Kirsten Gillibrand, introdujo la Microbead-Free Waters Act of 2015, una legislación bipartidista que prohíbe a nivel federal los cosméticos que contienen microesferas de plástico sintéticas. Una legislación similar fue presentada por Schneiderman en Albany.

El anuncio fue hecho este lunes en el Museo Marítimo de Long Island, en el que además de Gillibrand y Schneiderman estuvieron el legislador del Condado Suffolk Bill Lindsay III, y Adrienne Esposito, directora ejecutiva de la Citizens Campaign for the Environment.

La legislación también prohibirá la venta y distribución de productos cosméticos de uso personal que contengan las llamadas microbeads.

Las microesferas son una amenaza para nuestro medio ambiente, nuestra fauna y nuestra salud pública”, dijo el fiscal general Schneiderman. “Los neoyorquinos lavan más de 19 toneladas de microesferas por el desagüe cada año. Una regulación fuerte e integral es la única manera de detener esta situación antes de que empeore. Mi proyecto de ley bipartidista en Albany y el de la senadora Gillibrand en Washington son igualmente importantes pasos hacia un estado más limpio y saludable”.

Por su lado, la senadora Gillibrand aseguró que estas “pequeñas piezas de plástico ya han causado daño ecológico significativo en las vías fluviales de Nueva York, y continuarán haciéndolo hasta que se retiren del mercado”.