Reñida argumentación por reapertura de juicio en caso Hincapié

El 18 de agosto se decide si se realiza un nuevo juicio para Johnny Hincapié

NUEVA YORK – El juez Eduardo Padró de la Corte Suprema de Nueva York escuchó, este martes, los extensos y combativos argumentos de la defensa y de la fiscalía para determinar si abre un nuevo juicio para Johnny Hincapié, quien fue condenado, junto a otros jóvenes, por la muerte en la plataforma del metro de Brian Watkins, un turista de Utah. El de hoy fue un día muy esperado, desde 1991, por el convicto y su familia. Hincapié se encuentra encarcelado desde hace casi 25 años, luego de ser hallado culpable junto a otros siete adolescentes por el asesinato de Watkins, que vino a la ciudad para asistir al Abierto de Tenis.

El condenado vino desde la penitenciaría en Fishkill y vestía un uniforme verde. Su parientes y amigos ocupaban la totalidad de las seis bancas. Solo dos miembros de la fiscalía de Manhattan parecían ser los únicos interesados en que se prolongue la condena por la que los otros implicados ya salieron libres.

Como informó El Diario, el lunes, la principal carta de la defensa es la aparición, a principios de año, de Mariluz Santana, quien testificó que Johnny no estaba en la plataforma cuando se cometió el crimen, sino un nivel más arriba. Adujo que el temor a represalias le hizo callar en el momento y que luego se olvidó del caso hasta que hace poco vio que el hombre seguía encarcelado.

“Ella no tiene razón para inventar ese testimonio”, indicó el defensor Ronald Kuby. “Sus recuerdos fueron tan acertados que corroboraron algunas de las investigaciones policiales de entonces”.

07-21-2015_01_Hincapie 07-21-2015_09_Hincapie 07-21-2015_08_Hincapie 07-21-2015_07_Hincapie

(Fotos: Mariela Lombard/EDLP)

También la defensa retomó el testimonio de Luis Montero, que alega que nunca vio a Johnny en la plataforma. “Por la coerción de los detectives, Montero se contradijo, y, por eso, su testimonio no cupo en aquel juicio, pero queremos retomarlo en el próximo”,  explicó el abogado.

Eugene Hurley, de la fiscalía, planteó que la corte no debía considerar esos testimonios “porque hubo cinco que se consideraron que ubicaban al acusado en el lugar del crimen”. Además cuestionó queSantana pudiera recordar tantos detalles casi un cuarto de siglo después.

“Ningún jurado creería los testimonios de Montero y el resultado sería igual”, debatió Hurley.

Luego en la contra argumentación en horas de la tarde, el defensor señaló que “la historia reciente de confesiones forzadas ha demostrado que la Policía no siempre dice la verdad ni los investigadores encuentran lo que deben. El que haya abundancia de evidencia no significa que sea verdad”. Recordó que Karen Watkins, madre de la víctima, no acertó en cuatro de las cinco filas de identificaciones, antes de señalar a Johnny.

Los fiscales dijeron que no había razones para pensar que el detective Christie, que llevó los principales interrogatorios, tuviera razones para mentir.

Al final de la audiencia, Alejandro Hincapié, el hermano menor de Johnny, planteó que la fiscalía había presentado la mitad de la verdad. “¿Cómo dicen que la mamá de la víctima dijo que reconoció a mi hermano por los ojos, si en 1991 no dijo eso? Son falacias que la fiscalía está sembrando”.