“No es un crimen ser latino”

Guatemalteco que fue víctima de una paliza en Brooklyn cuenta la pesadilla que vivió
“No es un crimen ser latino”
Felix Valenzuela, originario de Guatemala, fue atacado por dos hombres blancos en Brooklyn.

“Sólo pensé en cubrirme la cara y en un segundo estaba en el suelo recibiendo patadas y puños”. Así recordó el guatemalteco Félix Valenzuela (25), la pesadilla que vivió el pasado domingo cuando fue víctima de una golpiza perpetrada por dos hombres blancos en el vecindario de Williamsburg, en Brooklyn.

Valenzuela le relató a El Diario como sus atacantes le gritaban insultos anti-inmigrantes mientras lo golpeaban: “Les pedí que respetaran el alto cuando se pusieron frente a mí bloqueando el paso. Enseguida se me lanzaron a golpes y me gritaron que era un inmigrante que nada tenía que hacer en este país”.

El caso está siendo investigado como un crimen de odio, según indicó Departamento de Policía (NYPD).

07-22-2015_07_FelixValenzuela

El inmigrante originario de Escuintla, y que lleva cuatro años viviendo en Williamsburg, dijo recordar noticias de crímenes de odio en la prensa local y nacional, “pero nunca pensé que me convertiría en una víctima más”.

Ente las noticias de ataques antiinmigrante que recuerda Valenzuela, figura el ocurrido la medianoche del 30 de junio en Suffolk, cuando otro guatemalteco de 42 años fue golpeado salvajemente por tres hombres que salieron de una camioneta y lo patearon hiriéndolo en la cara, brazos y piernas.

“Este hombre, como yo, montaba en bicicleta pensando en que nada malo le ocurriría y que pronto llegaría a salvo a casa”, dijo Félix.

La Policía de Suffolk reportó que la víctima de ese caso conducía bicicleta de su trabajo en Farmingdale a su domicilio en Coram. Durante el ataque también le fueron proferidos insultos de tipo racial.

Félix recordó que el domingo pasado se ejercitaba en bicicleta en su vecindario cuando se topo con los dos jóvenes blancos que andaban en patineta. Un testigo del ataque llamó a la Policía, pero sus agresores huyeron antes de que los agentes llegaran al sitio. Valenzuela fue trasladado al cuartel 94 y más tarde recibió atención médica en el Hospital Woodhull.

“Tengo el lado izquierdo de la cara totalmente adormecido. Es probable que se me practique una cirugía. Al parecer, tengo fractura”, contó el inmigrante quien es el único sostén de su familia en Guatemala.

El inmigrante tiene dos trabajos y semanalmente envía remesas a su madre y a sus hermanas.

“No tengo seguro médico. No sé cómo voy a pagar la cuenta del hospital. Sufrir este crimen cambió mi vida totalmente”, expresó.

En medio de la crisis, Valenzuela sólo pide a las autoridades que se investigue el caso y que los responsables sean arrestados.

“Los trabajadores que andamos en las calles de la ciudad queremos sentirnos libres de este miedo a un clima antiinmigrante”, sentenció. “No es un crimen ser latino, no es un crimen luchar por una vida mejor”.

Según Valenzuela, la tarde de ayer se entrevistó con los detectives del NYPD que trabajan en el retrato hablado de los sospechosos.

Postura de las autoridades:

El Consulado de Guatemala en Nueva York no respondió de inmediato a varias llamadas que buscaban indagar acerca de la asistencia para las dos supuestas víctimas de crímenes de odio.

Entre tanto, la organización Se Hace Camino Nueva York no tiene previsto realizar actividades comunitarias luego del ataque, pero Daniel Coates, organizador; dijo que seguirán el caso de cerca junto con las oficinas del concejal Antonio Reynoso y la congresista Nydia Velázquez.