Uber se defiende contra denuncias de congestión vehicular

La empresa acusa a De Blasio de ocultar los datos sobre la realidad del congestionamiento
Uber se defiende contra denuncias de congestión vehicular

A un día de que en el Concejo Municipal sea votada una propuesta de ley que busca limitar el número de vehículos de compañías como Uber por supuestamente contribuir a la congestión de tránsito en Manhattan, esta compañía de servicio de transporte compartido respondió con datos que revelan que no es la culpable de este problema.

El paquete legislativo además de un tope al número de vehículos de las 75 aplicaciones para uso de taxi registradas en la Comisión de Taxi y Limosina, incluyendo a Uber y a Lift, requiere que se realice un estudio de impacto medioambiental, tal como se le exige a la industria del taxi amarillo y livery cuando entran en operación nuevas flotillas de vehículos.

Mientras el alcalde Bill de Blasio urgió al Concejo a que apruebe el paquete, el contralor municipal Scott Stringer pidió posponer la votación hasta que se realice un estudio que revele el verdadero impacto en el tráfico.

Uber dio a conocer sus datos por primera vez este miércoles, asegurando que los mismos han estado en manos de la Administración De Blasio durante meses. Los datos de Uber contradicen las alegaciones de la Alcaldía de que los vehículos afiliados a esta empresa son la causa de la congestión en el Bajo Manhattan.

Los datos de Uber indican que mientras 13,400 taxis amarillos realizan el 90% de sus viajes en el Bajo Manhattan las 24 horas al día, siete días a la semana, en promedio 1,733 vehículos de Uber circulan en el lado sur de la calle 59 de Manhattan las 24 horas, y 1,904 circulan en la misma área de 7 a.m. a 7 p.m.

Josh Mohrer, gerente general de Uber New York, dijo en un comunicado que el alcalde De Blasio quería un enfoque basado en datos, “cuando en realidad su enfoque ha sido para ocultar los datos que muestran que sus políticas son rotundamente equivocadas”.

José Viloria, asesor de la Federación de Taxistas de Nueva York y propietario de la base Elegante Car Services, dijo que aunque más del 40% de los choferes de la industria livery se afiliaron a Uber “por la fiebre del oro”, miles de vehículos nuevos se han unido a esta empresa, por lo que no descarta que esta sea en parte la culpable del problema de congestión de tránsito.

“Los taxis black cars, por ejemplo, han aumentado en un 33%”, dijo Viloria.

Con relación al paquete legislativo, Viloria asegura que si el mismo incluye a los taxis livery, “todos vamos a resultar afectados”.

“De 200 vehículos que tenía mi base, Uber se llevó 60, y únicamente he podido agregar cinco carros nuevos a mi flotilla de taxis. Si aprueban la legislación tal como está, solo podría aumentar el número de vehículos en 1% durante un año, y esto me afectaría”, dijo Viloria. “Yo creo que a la larga vamos a tener que sentarnos con Uber para tratar de llegar a un acuerdo en que todos las partes de la industria del taxi salga beneficiada”, indicó.