Enfrenta un año de cárcel por maltratar a su perrita Brandy

Dwayne Gentles será sentenciado el 13 de agosto

Aunque lleva “gentil” de apellido, Dwayne Gentles no era para nada amable con los animales.

El hombre acusado de matar a golpes a una perrita de cuatro meses de nacida en el barrio de Soundviwe, fue hallado culpable por un jurado de la Corte Suprema de El Bronx, informó el fiscal de distrito Robert Johnson.

La perrita Brandy era golpeada por su  dueño
La perrita Brandy era golpeada por su
dueño

Luego del juicio de cuatro semanas, en solo 15 minutos de deliberación el jurado encontró a Gentles (29) culpable del cargo de torturar y herir animales, y fallar en proporcionar el sustento adecuado, un delito Clase-A de la ley Agricultura y Mercados.

Gentles será sentenciado el 13 de agosto, y enfrenta una pena máximo de un año de cárcel.

El hecho ocurrió en diciembre de 2012.

La fiscalía dijo que se supone que los cachorros vivan una existencia feliz y despreocupada, aprendiendo sobre el mundo, “pero todo lo que Brandy aprendió fue que la gente puede ser cruel”.

Durante el juicio, los testigos declararon oír gemidos interminables de la pequeña Pit bull, en el 456 de la avenida Commonwealth, el edificio que Gentles compartía con varios miembros de su familia. Pero por cuatro días antes de Navidad, la perrita no pudo caminar, y estaba apenas consciente. Gentles llevó a Brandy a un veterinario y luego a una sala de emergencia veterinaria, donde los médicos aconsejaron que fuera sacrificada de manera humanitaria.

El caso fue reportado a la ASPCA, cuyo veterinario forense, el Dr. Robert Reisman, testificó que Brandy había sufrido lesiones tanto frescas como de hacía semanas, si no de meses. Indicó que la cachorrita tenía 13 costillas rotas en distintas etapas de curación, dos fémures rotos, uno de los cuales fue fracturado en dos lugares, dientes rotos y una fractura de mandíbula que impidió que comiera.

La perrita tenía 13 costillas rotas
La perrita tenía 13 costillas rotas

El animal estaba demacrado y lleno de pulgas, y tenía lesiones internas, que resultó ser de un trauma contuso. Antes de su eutanasia, dos veterinarios también observaron trauma neurológico grave.

El fiscal Johnson agradeció por su ayuda en el caso a la División de Ejecución de la Ley Protectora de los Animales de ASPCA, así como a los veterinarios de Banfield Pet Hospital y Blue Pearl Veterinary Partners.