Ahora son los latinos los que sufren desigualdad social en Watts

A 50 años de los disturbios, los residentes, en su mayoría latinos, viven en la pobreza

Arturo Ibarra dice que 50 años después de las sangrientas revueltas en Watts en el sur de Los Ángeles, los que ahora  viven en la miseria y bajo la violencia son los latinos.
Y es que el único cambio que ha habido en este barrio, es el demográfico, ya que la población ha pasado de ser predominantemente afroamericana a latina y son a éstos quienes, señaló Ibarra, le ha costado “sangre, sudor y lágrimas” vivir bajo los mismos problemas que dieron origen a las protestas Watts.
“Más del 70% de sus residentes son latinos”, observó Ibarra quien es líder de la organización Watts Century Latino . Los afroamericanos representan alrededor del 28.2% de la población.
Él mismo ha vivido en Watts en los últimos 25 años, donde ha criado a sus ocho hijos. “Las pandillas ya no tan poderosas como antes, los grupos se han reducido. Uno está relativamente a salvo, pero es preferible no caminar por las calles apenas anochece”, dice.
El temor de los activistas es que se repita la historia.

National Guard And Fires In Watts Riots
La Guardia Nacional patrulla las calles durante los disturbios hace 50 años. /Getty Images

Las protestas en Watts tuvieron lugar entre el 11 y 17 de agosto de 1965. Dejaron 34 personas muertas, 1032 heridos, 40,000 dólares en daños a la propiedad, 3952 arrestados, 500 fueron menores.
El violento brote sangriento llevó a la creación del reporte McCone que propuso crear empleos, trabajos especializados y entrenamiento. Pero de acuerdo a Ibarra, “ni menos de la mitad de las recomendaciones se cumplieron”, anotó.
Ahondó que falta empleo, entrenamiento laboral, mientras que la pobreza, miseria y dependencia del gobierno no han sido solucionados. “Una gran cantidad de la gente, vive en vivienda subsidiada, los llamados proyectos”, estableció.

Inversiones no llegan

Aurea Montes-Rodríguez, vicepresidenta de de la organización Community Coalition dijo que si bien ha habido mucho progreso con la apertura del hospital Martin Luther King, ha faltado la inversión privada.
“Veo que todas las inversiones han sido enfocadas a través de las organizaciones comunitarias que trabajan mucho en la comunidad pero hemos visto menos las inversiones privadas”, observó.
Señaló que un buen ejemplo de lo que se puede lograr cuando se da una alianza pública-privada lo ha sido el hospital Martín Luther King que da acceso y servicios médicos en la propia vecindad.
“Es un logro que los médicos van a ser entrenados por la Universidad del Sur de California (USC); y que se hayan creado empleos para la población”, indicó. Agregó que la población de Watts tendrá asimismo oportunidad de empleo con la ampliación del metro hacia el aeropuerto.
También reconoció el trabajo que han hecho un grupo de residentes y madres del grupo de trabajo de pandillas de Watts para mantener una relación positiva con la Policía.
“No hay el mismo estado de guerra y animosidad de antes de la rebelión de Watts y aunque aún hay puntos de tensión, se ha logrado una convivencia afro-latina”, indicó.
Pero recalcó que el gran reto es buscar que la gente no se tenga que salir de Watts, mejorar la tasa de desempleo que en ocasiones ha alcanzado hasta el 40% y ayudar a los residentes para que puedan tener vidas con dignidad.
Durante toda la semana habrá una serie de eventos en Los Ángeles para conmemorar los fatídicos seis días que cambiaron la vida de la ciudad hace 50 años.

Eventos de conmemoración