NYT exige a Peña repudiar advertencias de Duarte a periodistas

El estado mexicano de Veracruz es considerado el más peligros del país para ejercer el periodismo

Enrique Peña Nieto debe repudiar las advertencias del Gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, (sobre que iba a sacudir el árbol y un montón de manzanas podridas caerían), previas al asesinato del fotoperiodista Rubén Espinosa Becerril, exhortó ayer el influyente diario estadounidense The New York Times en su editorial dominical.

En un editorial titulada “El asesinato de la prensa libre en México”, el periódico estadounidense señaló que los periodistas en México enfrentan una decisión terrible: “autocensurarse o ser silenciados por una bala”.

El rotativo publicó esta reflexión un día después de que un grupo de 500 escritores, periodistas y artistas de todo el mundo unieron sus voces a través de una carta para exigir a Peña Nieto garantizar la libertad de expresión en México, así como reforzar los mecanismos de protección a periodistas e investigar a fondo los asesinatos de decenas de reporteros registrados desde el año 2000.

Lea también: Intelectuales piden a Peña Nieto frenar “la censura a tiros”

“Cuando se ataca a un periodista se atenta contra el derecho a la información de la sociedad entera”, dijeron los firmantes de la carta (entre ellos Christiane Amanpour, Francisco Goldman, Paul Auster, Noam Chomsky, Salman Rushdie, Gael García Bernal, Diego Luna, Guillermo del Toro, Denise Dresser, Juan Villoro y Sergio Aguayo), y de la que también el New York Times hizo referencia en su editorial dominical.

El último caso fue el del fotorreportero Espinosa Becerril, de 31 años de edad, hallado muerto en la Colonia Narvarte de la Ciudad de México, junto con la activista Nadia Dominique Vera Pérez, Alejandra Negrete Avilés, Yesenia Quiroz Alfaro y Mile Virginia Martin. Todos con un tiro de gracia en la cabeza.

Un mes antes de que estas cinco personas fueran asesinadas, a finales de julio y después del auto exilio de Becerril temiendo por su vida tras las fotografías que tomó a activistas estudiantiles que fueron golpeados por hombres enmascarados, el Gobernador de Veracruz hizo una advertencia a los periodistas de su entidad:

“Pórtense bien por favor, se los pido. Vienen tiempos difíciles. Vamos a sacudir el árbol, y se van a caer muchas manzanas podridas”, dijo Duarte de Ochoa, el 30 de junio de 2015, al informar durante una reunión con la prensa local, que en se implementaría un operativo “contundente” en materia de seguridad para el norte de Veracruz.

Lea también: La violencia sigue aunque se decapite a cártel

Ante la polémica suscitada por sus declaraciones, el mandatario veracruzano se excusó después diciendo que su advertencia estaba destinada a disuadir sólo a los periodistas que simpatizan con los narcotraficantes y otros criminales.

“Sin embargo, muchos periodistas mexicanos comprensiblemente lo vieron como una amenaza a los reporteros que producen la cobertura crítica de los funcionarios locales”, señaló el NYT en su editorial.
El New York Times recordó que cuando Espinosa Becerril llegó a la ciudad de México en su auto exilio, dijo a sus amigos que se sentía inseguro porque hombres extraños le habían preguntado si él fue el fotógrafo que había huido de Veracruz.

El diario estadounidense recordó que desde 2010, al menos 41 periodistas han sido asesinados en México y que aproximadamente 20 han desaparecido. Además, que desde que Duarte asumió el cargo de Gobernador en 2010, la intimidación y los crímenes contra periodistas en Veracruz se han disparado, según defensores de la libertad de prensa. Catorce han muerto y al menos tres han desaparecido.

En la mayoría de los casos, las autoridades locales han tratado de restar importancia a la idea de que los periodistas fueron asesinados para silenciarlos, indicó el rotativo en su editorial.

Lea también: Los nuevos sicarios con “cara de niños” del Cártel del Golfo

“Los periodistas mexicanos son blanco de organizaciones criminales poderosas y en algunos casos de funcionarios gubernamentales que no quieren que sus fechorías sean expuestas. La mayoría de los casos permanecen sin resolver, dejando a los periodistas en muchas partes del país, con una terrible elección: se autocensuran o consiguen ser silenciados por una bala”, señaló el influyente medio extranjero.

Además, el NTY enfatizó que el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto no ha hecho lo suficiente para proteger a los periodistas o combatir esta cultura de la impunidad.

“Los crímenes contra periodistas no son los únicos que habitualmente quedan impunes en México. El sistema de justicia penal del país es notoriamente débil, susceptible a la intromisión política y la corrupción. Esto es más grave en las partes del país que son sacudidas por la violencia, alimentada por el narcotráfico […]“, publicó el rotativo.

Por último, el diario estadounidense le exigió a Enrique Peña Nieto poner fin a los ataques a la prensa mexicana con una acción contundente.

“Él debe repudiar la advertencia de Duarte, aunque ambos pertenezcan al mismo partido. Y más allá de investigar y perseguir los delitos del pasado, él [Peña Nieto] y los funcionarios locales deben tomar medidas concretas para proteger a los periodistas que arriesgan sus vidas haciendo su trabajo”.

Lea también: Huele a “federación” en Sinaloa: Están libres Caro, El Chapo, El Mayo, El Azul y más