Dominicana advierte a Haití; deportaciones seguirán

Recuerda a a la gestión de Martelly que “las deportaciones no están sujetas a negociaciones”
Dominicana advierte a Haití; deportaciones seguirán

Santo Domingo.- El ministro de Relaciones Exteriores, Andrés Navarro, afirmó que el proceso de repatriaciones de extranjeros en situación migratoria irregular continuará “con normalidad y respeto a los derechos humanos”, apegado al más estricto cumplimiento del soberano mandato constitucional y las leyes.

Navarro respondió  en esos términos a un comunicado emitido el pasado miércoles por el Ministerio de Asuntos Extranjeros y de Cultos de Haití, en el que se acusa a las autoridades dominicanas de haber iniciado las repatriaciones de haitianos “sin antes concluir una supuesta negociación entre los dos gobiernos para establecer un protocolo de repatriación”.

Indicó que el Gobierno dominicano dejó “bien claro a las autoridades haitianas”, encabezadas por el presidente Michel Matelly, que el procedimiento de deportación “no estará sujeto a negociaciones”.

Recordó que el mismo planteamiento hizo el Gobierno a la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Navarro señaló que República Dominicana ha atendido al derecho soberano de aplicar su nueva política migratoria frente a los extranjeros que no se acogieron al Plan Nacional de Regularización dispuesto por el presidente Danilo Medina.

“El proceso de repatriaciones se ejecuta sin mayores inconvenientes y apegado al más estricto respeto de los derechos humanos de cada uno de los casos individuales, por lo que dejamos lo suficientemente claro que no está sujeto a ningún tipo de negociación con el gobierno del vecino país”, expuso.

Navarro se refirió al tema al clausurar el seminario titulado “El servicio consular en el siglo XXI: desafíos para la República Dominicana”, en la sede de la Cancillería.

Sostuvo que observadores de distintos organismos nacionales e internacionales han constatado “la verdad de la ejecución de nuestra nueva política migratoria, con evidente respeto a las mejores prácticas en materia de derechos humanos, tal como lo dispuso el presidente Medina”.

Sostuvo que hasta ahora nadie ha podido presentar alguna prueba que demuestre que en República Dominicana existen personas amenazadas de apatridia, como sugiere el comunicado de la cancillería haitiana.

“En un Estado de derecho como el nuestro, ningún dominicano será expulsado de su país, y si se presenta algún caso dudoso ante nuestras autoridades, será debidamente examinado y solucionado como ha instruido el presidente Medina”, dijo.