Formalizan a empresario de limpieza por abusos contra latinos

Samuel Just habría admitido que tiene deudas pendientes con sus trabajadores
Formalizan a empresario de limpieza por abusos contra latinos

NUEVA YORK – Luego de ser arrestado el jueves, Samuel Just fue formalizado por robo de salarios contra cinco empleados latinos, los cuales buscaba en las esquinas y contrataba de manera informal. El dueño de Just Cleaning fue liberado sin necesidad de fianza y deberá volver a la corte el 27 de octubre.

De acuerdo a un documento judicial, Just admitió a detectives que debe dinero a dos trabajadores y que a veces les pagaba caso a caso. De acuerdo a la fiscal de distrito asistente Meredith McGowan, el hombre habría movido el dinero a su cuenta personal, para pagar gastos como un automóvil Lexus y compras en tiendas como Aeropostale y Century 21. Mientras tanto, no les pagó sueldos a hasta una decena de trabajadores.

En la demanda contra el empleador en el sur de Williamsburg, en Brooklyn, se explica que habría abusado de al menos cinco trabajadores latinos y no cumplió en pagarles cientos de dólares que les correspondían en sueldos. Samuel Just, dueño de Just Cleaning, ahora deberá enfrentar a la justicia y arriesga hasta cuatro años de cárcel por este delito.

Just fue arrestado el jueves en la mañana, luego de una investigación por parte del fiscal de distrito de Brooklyn, Ken Thompson. De acuerdo con fuentes de la fiscalía, el empleador, de 21 años, recogía a sus trabajadores en una van, en la esquina de las calles Marcy y Division, y les ofrecía pagarles entre $10 y $15 la hora. Sin embargo, en una ocasión las trabajadoras llegaron a trabajar 27 horas seguidas y Just no les pagaba todo el sueldo.
Los denunciantes fueron un hombre y cuatro mujeres. A uno se le debían $400, a otro $2,300 y a dos $696. El monto adeudado de la quinta persona no fue revelado. Just los habría hecho trabajar de manera especialmente dura en la época previa a la celebración de Pesaj o Pascua Judía, donde, entre las costumbres indicadas, están realizar una intensa limpieza de hogares. La empresa de Just justamente sirve a departamentos en el sur de Williamsburg, barrio con una importante población judía ortodoxa.
La fiscalía llegó al caso a través de la organización Proyecto de Justicia Laboral, que trabaja con jornaleros y que ya había recibido denuncias previas respecto a esta empresa. De acuerdo con ellos, otras dos personas que no fueron acusadas serían también dueños de la empresa. “Nosotros no queríamos llegar a este término, ni la organización ni las personas que demandaron. Quisimos el diálogo, pero él no quiso. Después de eso, el caso ya no está en nuestras manos”, explicó Yadira Sánchez, quien asesoró a los empleados e intentó reunirse varias veces con Just. “Nuestra intención era que él pagara”.
“El defendido supuestamente abusó de personas vulnerables, que buscaban empleo, y luego se les defraudó de los salarios que ganaron duramente. La explotación de los trabajadores en Brooklyn es algo que no será tolerado”, dijo el fiscal de distrito Ken Thompson.
Los hechos denunciados sucedieron entre el 15 de julio de 2014 y el 22 de mayo de 2015.  Just será acusado de un plan para defraudar, por no pagar sueldos ni los seguros de sus trabajadores. Su formalización, al cierre de esta edición, estaba pendiente.
Fuentes ligadas al caso dijeron que Just recibió el pago de sus clientes, pero retiró los fondos de la cuenta de la compañía y luego los depositó en su cuenta bancaria personal, para utilizarlos en compras particulares.
No tenga miedo de denunciar
Hace ya más de un año que en la organización Proyecto de Justicia Laboral conocían del caso deJust Cleaning. Seis trabajadores anteriores les comentaron abusos similares. “Sin embargo, cuando tratamos de llevar el caso a la justicia, ellos decidieron que no querían participar”, explicó Ligia Guallpa sobre este proyecto que apoya a los jornaleros. Guallpa indicó que no hay que tener miedo de denunciar, por muy pequeña que sea la deuda. “Con este tipo de casos, los empleadores que abusan deberán pensar dos veces antes de hacerlo nuevamente”, alertó Guallpa. “Hora trabajada debe ser hora pagada”.
Los trabajadores que quieran hacer consultas, se pueden acercar a organizaciones como el Proyecto de Justicia Laboral (teléfono: 718-6000425) y New Immigrant Community Empowerment (teléfono: 718-2058796), donde se les asesorará en español.