Investigan explosión en escuela de Marble Hill

Los tres obreros quemados permencen en condición crítica pero estable
Investigan explosión en escuela de Marble Hill

Las autoridades continúan investigando la explosión de la noche del jueves en la escuela John F. Kennedy High School en Marble Hill al norte de Manhattan, la cual dejó tres trabajadores gravemente heridos y dañó tres pisos.

La policía estableció que siete trabajadores drenaban gas en un laboratorio de ciencias en el sexto piso después de las 8 p.m. pero algo falló en la terminación del procedimiento lo que produjo la explosión. No ocurrió un incendio grave posterior.

Tras presentarse en el lugar de los hechos en la frontera con El Bronx, el alcalde Bill de Blasio confirmó el grave daño en tres salones del sexto piso y avisó que habrá una investigación inmediata de la estructura para saber si el edificio puede ser reabierto.

Daniel A. Nigro, Comisionado del Departamento de Bomberos (FDNY), dijo que los contratistas privados de Mar Sal Plumbing and Heating con base en Queens no reportaron olor a gas antes de la explosión y que tienen buena reputación con la ciudad con la que han trabajado en varios proyectos.

Los tres empleados heridos, cuyos nombres no han sido revelados, fueron llevados al Jacobi Medical Center en El Bronx y se encuentran en la unidad de cuidados intensivos para quemados. Un vocero del hospital dijo al diario The New York Times el viernes que se encuentran en condición estable.

Una vocera del Departamento de Educación confirmó a El Diario que en el complejo de edificios de 43 años de antigüedad operan tres escuelas: Bronx Engineering and Technology Academy, Bronx School of Law and Finance, y Marble Hill School for International Studies. Más de 4,000 estudiantes atienden el lugar.

Más de 140 bomberos atendieron el incidente.

Consolidated Edison no ha hablado con los medios sobre los hechos.

Eddie Flores (40) un ex oficial de la Marina contó al diario The New York Times que estaba a una cuadra cuando ocurrió la explosión. “Era una noche tranquila y todo cambió en un segundo.