El boricua Carlos Correa manda en Houston

El novato torpedero puertorriqueño lidera la tropa de los Astros que busca volver a playoffs por primera vez en una década
El boricua Carlos Correa manda en Houston
“Cada que veo mi número, soy el número 1. Y eso me recuerda de lo que cuesta tratar de ser el mejor”- Carlos Correa. Foto: Getty Images

Cuando los Astros de Houston se paren en El Bronx para jugar contra los Yankees de Nueva York, la atención estará en dos puntos: la mala racha de los anfitriones y Carlos Correa, el campocorto boricua en su temporada de novato con el nueve tejano se ha convertido en una sensación en la Gran Carpa.

Los Yankees se pararán en su casa luego de perder tres de cuatro juegos ante los Indios de Cleveland, y estarán urgidos de una victoria para dejar de deslizarse del liderato del Este de la Americana que por el momento le pertenece a los Azulejos de Toronto.

La tarea de los Bombarderos no será fácil, porque enfrente tendrán a unos Astros de Houston que vienen de barrer a los Dodgers de Los Angeles y se encaminan a la postemporada armados de una ofensiva imponente y un corazón boricua que les ha dado una nueva vida.

Con apenas 20 años de edad (cumplirá 21 en septiembre), Carlos Correa es el jugador de campo más joven en Grandes Ligas, y no obstante se ha echado a los Astros al hombro, tornándose en un breve tiempo en el líder de una escuadra que comanda el Oeste de la Liga Americana y busca su primera aparición en playoffs en una década.

Desde que llegó al equipo grande el 8 de junio, Correa ha deslumbrado con su bat, sus espectaculares jugadas defensivas y el magnetismo con el que se ha ganado el respeto de sus propios compañeros, como explica el gran venezolano José Altuve.

“Tratas de dejarlo jugar su juego. Es muy joven, pero yo pienso que todos tenemos que aprender de él. No es un secreto que él va a ser uno de los mejores”, le dijo al New York Times Altuve, que fue Champion Bat de Grandes Ligas la temporada anterior.

Correa, un graduado de la Puerto Rico Baseball Academy and High School, no solo ha dado una muestra de su talento, sino que ha servido el menú completo que muchos anticipaban de un jugador que fue seleccionado número uno en el Draft de 2012.

Tres años después de eso, ahora es, literal y figurativamente, el jugador número 1 que porta ese número en la franela, acaso el signo de su grandeza, su liderazgo y su prometedor futuro que ya ha comenzado a escribir.

“Cada que veo mi número, soy el número 1. Y eso me recuerda de lo que cuesta tratar de ser el mejor”, manifestó Correa a los medios.

A pesar de que no ha jugado toda la temporada, los números que ha cosechado en su marcha por las Mayores ya lo han vuelto en el candidato más fuerte para llevarse el título al Novato del Año de la Liga Americana. El campocorto batea para .275 con 15 jonrones, 42 impulsadas y 10 robos, y se hizo de la distinción al novato del mes en junio.

Y como toda estrella en pleno desarrollo, Correa comienza a marcar en su lista todas esas primeras ocasiones en que logra algo, como lo hizo recientemente cuando pegó su primer sencillo que impulsó una carrera para ganar el partido en extra innings.

Fue ante los Rays de Tampa que abrió el partido con un vuelacercas. Después, con el partido igualado a dos carreras en el inning 13, Correa disparó el inatrapable que trajo a home la carrera de la victoria y, de paso, le añadió más magia al nombre de este puertorriqueño.

Entre Boricuas Inmortales
Desde 1950, sólo dos jugadores menores de 21 años habían pegado 50 imparables en menos juegos: Roberto Clemente y Orlando Cepeda. Los dos, boricuas como Correa, están en el Salón de la Fama.

Su primera vez
En su primer juego, ante los Medias Blancas de Chicago, Correa se fue 1-4 con una producida, mostrando desde el inicio la madera de la que está hecho.

Es un ladrón
Correa robó tres bases en su noveno juego, convirtiéndose en el segundo jugador más joven en lograr esto en los últimos 100 años, sólo detrás de Rickey Henderson por 21 días. Actualmente tiene 10 atracos en su cuenta.

Correa histórico
En julio simplemente continuó con su sensacional desempeño. El 5 de julio, Correa se convirtió en el primer jugador desde 1914 en sumar cinco partidos con un mínimo de tres hits y un jonrón en sus primeras 25 apariciones desde su debut.

Pero su paso no tuvo freno. Luego de 50 partidos en la Gran Carpa, Correa ha bateado más jonrones en esa cantidad de partidos que cualquier otro torpedero en la historia de Grandes Ligas.