Estado de emergencia en Florida por Erika

San Juan, 28 ago (EFE).- La tormenta tropical Erika golpeó con fuerza a la isla caribeña de Dominica, en donde dejó al menos 20 personas muertas, decenas de desaparecidos e infraestructuras “devastadas”, a su paso por el Caribe Oriental, en donde también hoy ha causado daños materiales de consideración.

El Gobierno de Dominica comenzó las labores de búsqueda de las decenas de desaparecidos tras las torrenciales lluvias que sufrió el territorio el jueves al paso de Erika, cuyo centro se aproxima a República Dominicana, según el más reciente boletín del Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos.

La cifra de muertos y desaparecidos en Dominica no es todavía definitiva, ya que los equipos de rescate solo pudieron acceder hoy a áreas aisladas del pequeño territorio caribeño, de poco más de 750 kilómetros cuadrados y 72.000 habitantes situado en el extremo este del Caribe, entre Guadalupe y Martinica.

El primer ministro del país, Roosevelt Skerrit, dijo en una entrevista televisiva que la cifra de muertos ronda los 20, mientras que el número de desaparecidos es incierto y puede elevarse conforme pasen las horas.

Otros miembros del Ejecutivo local barajaron cifras de 14 cadáveres recuperados, mientras que la Agencia de Gestión de Emergencias y Desastres de Caribe (CDEMA, en inglés), con sede en Barbados, mantiene como cifra oficial entre 25 y 30 personas desaparecidas.

Aunque habrá que esperar para conocer el alcance definitivo de víctimas, Skerrit ya dijo que los efectos de Erika a su paso por Dominica fueron de “proporciones épicas” y “devastadoras”.

Dominica recibe además de la ayuda del CDEMA apoyo de equipos de salvamento de los Gobiernos de Francia, a la que pertenecen varias islas vecinas, y Venezuela, según la información aportada por el Ejecutivo local.

Skerrit se desplazó hoy a la zona más afectada, conocida como Petite Savanne, para evaluar sobre el terreno la situación del área de donde es la mayoría de personas desaparecidas.

El jefe del Ejecutivo agradeció durante su visita a la zona afectada la ayuda prestada por el Gobierno de Trinidad y Tobago, que ha puesto a disposición de Dominica dos helicópteros para ayudar con las operaciones de búsqueda y rescate, y al de Venezuela, que contribuye con otros dos aparatos.

Skerrit subrayó también el esfuerzo de búsqueda y rescate iniciado por las autoridades francesas y dijo que ha recibido las llamadas de apoyo de otros muchos países.

La tormenta dejó menos estragos en el resto de la región, donde a pesar de las fuertes lluvias recibidas no se informó de víctimas mortales o daños materiales destacados.

Los Gobiernos locales emitieron alertas de tormenta tropical, cerraron instalaciones públicas y aeropuertos, pero los efectos fueron mínimos en las Islas Vírgenes Británicas, Monserrat, Islas Turcas y Caicos, San Cristóbal y Nieves y el resto de territorios de la región.

Puerto Rico, que esperaba con precaución la llegada de lluvias para paliar su sequía, tampoco sufrió daños destacados después de que la trayectoria de la tormenta girara en último momento hacia el sur.

Algunos árboles caídos, deslizamientos de tierra y cerca de 250.00 miles de personas sin servicio eléctrico fue el balance del paso por Puerto Rico de Erika, la quinta tormenta tropical de la temporada de huracanes de la cuenca atlántica.

Las autoridades de Puerto Rico anunciaron que las lluvias llegaron a las áreas en que se necesitaban, aunque no fueron suficientes para terminar todavía con los racionamientos que afectan a parte de la población, en especial la concentrada en el área metropolitana de San Juan.

REPÚBLICA DOMINICANA Y FLORIDA EN ALERTA

En tanto, el Gobierno de República Dominicana, en donde se espera que el fenómeno natural arribe hoy, ordenó la suspensión de las actividades públicas y privadas a partir de las 13.00 hora local (17.00 GMT) en las 32 provincias del país, que ya se encuentran en alerta roja (máxima).

Por su parte, el gobernador de La Florida, Rick Scott, decretó el Estado de Emergencia para toda la península, desde el área de los cayos. A las 8 a.m EST, el Centro de Operaciones para Emergencias del Estado (SEOC, por sus siglas en inglés) ordenó la activación parcial, luego de que los pronósticos indicaran que el estado está comprendido dentro del cono de margen de error de cinco días de la ruta de Erika.

El equipo de respuesta estatal (SERT), continua monitoreando el desarrollo de la tormenta mientras se prepara contra cualquier contingencia que pueda provocar el impacto del fenómeno natural. “Existen todavía demasiadas variables para que podamos predecir con seguridad donde impactará o su fuerza”, dijo Bryan W. Koon, director de FDEM. “Estamos preparando las medidas de protección y respuesta que necesitaremos si la tormenta continúa fortaleciéndose”.

El más reciente boletín del CNH señala que Erika se desplaza rumbo oeste noroeste a una velocidad de 28 kilómetros por hora y con vientos máximos sostenidos de 85 kilómetros por hora.