Policía comunitaria da primeros resultados positivos

Vecinos y comerciante confirman que han sentido una mayor interacción con los uniformados
Policía comunitaria da primeros resultados positivos

La promesa de impulsar una policía comunitaria que hicieron el pasado 25 de junio el alcalde Bill de Blasio y el Comisionado de Policía Bill Bratton, se convirtió en una realidad y está marchando como lo planeado.
El Diario comprobó que está funcionando satisfactoriamente lo que se lanzó como un programa piloto en los cuarteles 100 y 101 en Rockaway y 33 y 34 en el Alto Manhattan, con oficiales entrandos sobre los negocios en esos vecindarios y en cómo hablar con la comunidad de sus necesidades e inquietudes, principalmente en temas de seguridad.
El plan One City: Safe and Fair-Everywhere (Una ciudad segura y justa – En todas partes) marca líneas de acción para mostrar una manera distinta de hacer el trabajo policial, al construir una relación más directa con los vecinos para combatir el crimen.
En el resto de los demás cuarteles funciona la otra novedad del NYPD que es la de enviar a las calles a oficiales novatos a realizar sus rutinas diarias acompañados por agentes experimentados.
Moreno Moronta (50) empleado desde hace 12 doce años del restaurante Dyckman Express en Inwood, en el Alto Manhattan, se sorprendió hace un mes cuando un par de oficiales entraron, saludaron y hablaron con su jefe. “Dijeron que iban a estar a cargo de los negocios y que si veíamos algo extraño o diferente que los llamáramos a sus números personales”.
Moronta considera que esa cercanía es buena, y se nota como la aproximación de los oficiales con la comunidad se está reflejando en que no ocurren cosas graves en el vecindario, sino sólo peleas callejeras o robos menores.
En el mismo barrio Jessica Javier (26), administradora de Castle Check Cashing en la avenida Broadway, dijo que no estuvo presente, pero sí supo que un par de oficiales visitaron el negocio para dejar su información y ponerse a la orden. Tras su ventana de seguridad la empleada contó que en los varios años que lleva ahí los policías sólo acuden con prontitud cuando ocurren situaciones incómodas que se salen de las manos, “por ejemplo personas con actitud agresiva o amenazante”.
Otros negociantes y vecinos de Inwood confirmaron que a los agentes se le ve caminando más y hablando con la comunidad. El dominicano Emanuel Peña (29), que trabaja en un restaurante, contó que los ha visto más amables que antes.
Entre tanto el bodeguero dominicano José Pereira se alegró porque recientemente frente a su negocio y su apartamento a pocas calles, unos patrulleros convencieron amablemente a unos jóvenes a que bajaran el volumen de su música. “Eso está bien”, afirmó.

El concejal Ydanis Rodríguez que representa al área de Marble Hill, Inwood y Washington Heights, dijo que “nuestros barrios se han transformado desde 1990 en lo relacionado con el crimen, gracias al trabajo de los precintos 33 y 34. Este programa era el siguiente paso en la historia de nuestra comunidad. El liderazgo del alcalde De Blasio y del Comisionado Bratton ha mejorado la relación de nuestras comunidades con la policía”.

El jefe de Departamento del NYPD, James O’Neill, indico que todavía no han recibido datos y análisis para evaluar los comentarios de los policías y de la comunidad, “pero de manera informal hemos recibido buena retroalimentación. Los patrulleros hablan con sus superiores y se enfrentan los problemas de manera más inmediata. Además cuando la gente llama al 911, sabe además quién enfrentará determinado problema”.

Veteranos con novatos

El barrio de Bushwick, en Brooklyn, no tuvo una urgente necesidad de la policía comunitaria y de eso no se atribuye el crédito el inspector Máximo Tolentino, comandante del cuartel 83. Cuenta que antes de asumir el cargo hace un año heredó un ambiente de confianza entre la comunidad y la Policía.
“La base fue el trabajo hecho por el consejo comunitario y las iglesias. Ellos reconocieron que el mejor lugar para llevar los problemas de la comunidad era un cuartel y entonces acá se realizan las reuniones a las que asisten hasta 80 personas. Yo estaba acostumbrado a otras reuniones a las que asistían por mucho 15”, dijo Tolentino.
El comerciante ecuatoriano Carlos Chancay, dueño de la barbería Carlo´s Barber Shop en la esquina de Wilson y Suydam y que lleva 20 años en la zona, también reconoció las mejorías en los últimos cinco años en las relaciones con la Policía. Contó que hace poco pasaron por su negocio un oficial conocido de hace años, con otro par de jóvenes uniformados. “Eso está bien porque uno se siente más protegido y es como una presentación”.
El inspector Tolentino reconoció las ventajas de ese novedoso programa de mentores en que oficiales experimentados acompañan a los nuevos en rondas por el vecindario, no necesariamente en emergencias. “Así los nuevos aprenden el significado de la palabra servicio”, indicó el oficial de origen dominicano, primer capitán hispano del cuartel.

El crimen no baja 

Una comparación de las estadísticas del sistema CompStat del NYPD, refleja que a pesar de la buena percepción de la comunidad y de las palabras optimistas de las autoridades locales, entre el 24 de julio y el 24 de agosto el crimen se elevó en los cuatro precintos analizados, comparado con el mismo periodo de 2014.

En las inmediaciones del cuartel 33, en el último mes analizado se reportaron 67 crímenes, comparado con 56 en el mismo periodo de 2014, lo cual muestra un incremento del 19.6%. Al comparar lo que va del año con el mismo periodo de 2014, el crimen bajó un 5.3%.

En los dominios del cuartel 34, en el último mes analizado se cometieron 101 crímenes, comparado con 93 en el mismo periodo de 2014, lo cual indica un incremento del 8.6%. En lo que va de 2015 comparado con 2014 ha habido un aumento del 9.4%.

En los alrededores del cuartel 100 en el último mes se han reportado 47 crímenes, comparado con 28 en el mismo ciclo de 2014, con una caída del 2.1%.  Al comparar lo que va del año con el anterior también se muestra un descenso del 15.3%.

En los alrededores del cuartel 101 en el último mes analizado se han cometido 91 crímenes comparado con 77 en el mismo periodo de 2014, lo cual representa una caída del 18.2%. En los que va de 2015 comparado con 2014 se nota un incremento del 9.1%