Urgen aprobación de extensión Ley Zadroga

Miles quedarían sin cobertura médica

Si a Rubiela Arias le suspenden la cobertura médica que recibe a través del Acta de Salud y Compensación James Zadroga 9/11, se lo quitan todo. La mujer que trabajó en las tareas de limpieza de la zona cero, por espacio de ocho meses, toma más de 15 medicamentos diarios para poder sobrellevar sus múltiples dolencias.

“Nuestra situación es más que crítica”, reconoció Arias, refiriéndose a la proximidad de la fecha a comienzos de octubre en que vence la ley Zadroga y que de no aprobarse una extensión, cientos de trabajadores quedarían sin ayuda para recibir tratamiento médico.

Arias, que sufre de asma, depresión y reflujo, entre otros, dijo que a muchos de sus compañeros la condición médica se ha ido agravando con el paso de los años. “Todos los que trabajamos en la limpieza de escombros en la zona cero estamos peor que antes y ahora si no tenemos  cobertura médica, nos van a matar en vida”, indicó.

Bajo la Ley James Zadroga 9/11 de Salud y Compensación -aprobada en 2011- unos 72.000 socorristas y voluntarios, entre ellos 6.000 trabajadores de limpieza que laboraron alrededor de la Zona Cero después del 11 de septiembre, así como otros que vivían cerca del World Trade Center, reciben tratamiento de cuidado de salud o vigilancia de las enfermedades ligadas a las toxinas en el aire desde el ataque terrorista.

Junto a Arias se unieron varias docenas de trabajadores latinos para acudir a una conferencia de prensa, frente al World Trade Center, encabezada por los congresistas Carolyn Maloney, Jerrold Nadler y Charles Rangel, urgiendo al Congreso sobre la necesidad de aprobar la extensión indefinida de la mencionada ley.

“En ocho días estamos conmemorando el décimo cuarto aniversario del ataque terrorista, perdimos muchas vidas y los que quedaron merecen tener asistencia médica”, dijo Maloney.

Aproximadamente unos 37.000 pacientes están inscritos en el Programa de Servicios de Salud para el Personal de Primera Respuesta, que recibe fondos de la Ley Zadroga y se dan a través de cinco hospitales en la Ciudad de Nueva York.