Las familias de Nueva York merecen ganar mejor vida

Las familias de Nueva York merecen ganar mejor vida
Horarios de trabajo irregulares se están convirtiendo en la norma, en especial para los que laboran en el sector de los servicios como en Walmart y McDonald’s. /MARIELA LOMBARD

El Día del Trabajo fue creado para rendir tributo a los hombres y mujeres que trabajan duro en este país. Sin embargo, para muchas familias trabajadoras y de clase media de la ciudad de Nueva York tomar el feriado libre no es una opción.

A través de nuestro estado, innumerables neoyorquinos que trabajan duro, que ayudan a alimentar, servir, vestir y construir este país todavía luchan como nunca antes en puestos de trabajo de bajos salarios, ya sea a tiempo completo o parcial. A nivel nacional, los salarios no han seguido el ritmo de la inflación. En el estado de Nueva York el salario mínimo solo llega a $8.75 por hora.

Horarios de trabajo irregulares se están convirtiendo en la norma, en especial para los que laboran en el sector de los servicios como en Walmart y McDonald’s. Este tipo de horario hace que sea casi imposible que los trabajadores controlen sus vidas, que puedan asistir a la escuela o cuidar de un niño o de un ser querido.

Lo que es peor, y como lo ha informado la publicación Bloomberg News recientemente, empresas irresponsables como Walmart prometen aumentar los salarios, para luego recortar horas laborables-para que los trabajadores realmente terminen ganando menos. Y, para colmo de males, los acuerdos comerciales respaldados por tanto por demócratas como por republicanos ofrecen falsas promesas de mejores puestos de empleo, mientras se sigue exportando trabajos locales al extranjero.

Como resultado, la desigualdad de ingresos ha aumentado a niveles no vistos desde “La Gran Depresión”, mientras la brecha entre ricos y pobres sigue en aumento. De acuerdo con el nuevo libro titulado $2 a Day: Living on Almost Nothing in America ($2 al día: Vivir con casi nada en los Estados Unidos), el número de residentes estadounidenses que luchan en la pobreza y que tratan de sobrevivir con sólo $ 2 al día se ha más que duplicado desde 1996.

Este Día del Trabajo, cada neoyorquino realmente debe preguntarse: ¿Cuánto tiempo puede durar esta nación cuando tan pocos tienen mucho y muchos tienen tan poco?

Por el bien de todas nuestras familias, esto debe cambiar. Y ese cambio debe comenzar ahora.

Hacerlo comienza con que cada trabajador sepa que tiene el poder y que cuenta con nuestra ayuda como sindicatos, para negociar una mejor vida para ellos y sus familiares. Porque nadie en el estado de Nueva York debería tener que luchar por una vida mejor solo.