Ford manda de vacaciones a 6,800 empleados en Brasil

La automotriz busca disminuir costos ante la caída de sus ventas
Ford manda de vacaciones a 6,800 empleados en Brasil
Los empleados de Ford en Salvador, Bahía, descansarán 15 días hábiles.
Foto: Ford

Sao Paulo – La multinacional estadounidense Ford anunció que concederá vacaciones colectivas a 6,800 empleados de su fábrica del estado brasileño de Bahía (este) con el fin de adecuar su producción a la caída de la demanda.

La medida afecta a los empleados de la montadora de Camaçari, en la región metropolitana de la ciudad de Salvador, capital de Bahía, que tendrán dos semanas de licencia, del 14 de septiembre hasta el próximo 2 de octubre, indicó la compañía en un breve comunicado.

El presidente del Sindicato de los Metalúrgicos de Camaçari, Julio Bonfim, informó de que 16,000 vehículos están almacenados en la fábrica, aunque precisó que ningún automóvil es producido sin que exista un vínculo previo de comercialización.

Las vacaciones colectivas han sido decretadas por varias montadoras del país en medio de la crisis que atraviesa el sector automovilístico afectado, entre otros motivos, por la delicada situación de la economía brasileña, que ha arrastrado a la demanda.

El pasado mes de agosto la producción de vehículos en Brasil se contrajo un 18.2% respecto al mismo periodo del año anterior, según los últimos datos divulgados por la Asociación Nacional de Fabricantes de Vehículos Automotores (Anfavea).

De acuerdo con el presidente de esa patronal, Luiz Moan, “parte de la caída se debe al ajuste de existencias“, ya que, por la situación económica, un automóvil nuevo pasa un promedio de 52 días en los concesionarios antes de su venta.

Además de las turbulencias económicas, el sector también se vio afectado por la eliminación de incentivos por parte del gobierno que, tras observar la caída de los números y el aumento de los despidos, anunció recientemente nueva medidas para estimular a esta industria.

El estatal Banco do Brasil desembolsará unos $813,650 hasta finales de 2015 para ayudar a este sector, mientras la Caixa Económica Federal lanzará una línea de crédito a bajo coste para beneficiar también a esa industria.