¿Qué tanto cuidas tu colchón?

Tips para alargar la vida de tu matress por muchos años
¿Qué tanto cuidas tu colchón?
Hay que aspirar la superficie del colchón cada dos o cuatro semanas.
Foto: Shutterstock

El colchón es una de las piezas más importantes de una habitación y es el responsable del buen dormir. Por ello, muchos gastan una buena cantidad de dinero para comprar el más adecuado para su constitución física y necesidades de salud. Pero luego de comprarlo, es importante alargar su vida dándole el cuidado necesario.

Si no lo estás haciendo, te recordamos aquí los cinco cuidados básicos que debes tener con él, para que duermas todas las noches en brazos de Morfeo.

1.       Proteger. Usar siempre un forro protector es una de las medidas más importantes tanto para mantener en buen estado la tela con que fue fabricado como para prevenir que el colchón se impregne de polvo, ácaros y sudor.

Los forros, al igual que los colchones, vienen en marcas, tamaños, estilos y calidades variadas. Su precio oscila entre los $21 a los $199.

Los más costosos son los forros acolchados, al igual que los elaborados con materiales que repelen el agua. Y, al igual que las demás piezas de ropa de cama, se deben lavar con frecuencia como indica el manual de su fabricante, ya que toma mal olor por la acumulación de sudor.

Los forros acolchados e impermeables son los mejores para proteger y alargar la vida del colchón.
Los forros acolchados e impermeables son los mejores para proteger y alargar la vida del colchón. Shutterstock

2.       Limpiar. El remover cada dos o cuatro semanas el polvo, polen y ácaros que se acumulan en el colchón con una aspiradora es uno de los hábitos sagrados a seguir para alargar su vida de éste y evitar las alergias y ataques de asma.

Esta limpieza también incluye la eliminación de manchas que se retiran tallando sobre éstas un trapo mojado con agua (y exprimido lo más posible) y un poco de detergente, bórax o bicarbonato de sodio. Si las manchas no salen al primer tallado, tendrás que repetir la acción varias veces y luego recoger el agua que haya quedado atrapada con una toalla seca (o papel toalla) que debes presionar con fuerza por algunos minutos en las áreas tratadas.

3.       Ventilar y desinfectar. A diario hay que ventilar el colchón de 5 a 10 minutos, antes de tender la cama. Para ello se recomienda abrir las ventanas del cuarto para que corra aire fresco por la habitación. Igualmente se recomienda refrescar, una vez al mes, toda la superficie del colchón con un spray que elimine microbios y el mal olor.

4.       Girar. El colchón se debe girar cada tres o seis meses (o cuando lo indique el manual de cuidado del colchón que compraste) de los pies a la cabeza, siguiendo el movimiento de las manecillas del reloj (es decir, siempre hacia la derecha). Con esto se evitará el hundimiento que se forma con el peso del cuerpo y que deforma su superficie. Si el colchón es del tipo que se puede usar por ambas caras, se recomienda voltearlo también cada tres o seis meses.

5.       Eliminar el mal olor. Al sentir el menor golpe de mal olor en la nariz que provenga del colchón, se recomienda regar sobre toda su superficie un poco de bicarbonato de sodio y cubrirlo con un plástico por unas ocho a 12 horas, para luego remover el producto con la aspiradora. Luego de esta acción, conviene ventilar por unos minutos antes de tender la cama.