Se le escapan las mujeres a Hillary Clinton

Sigue teniendo un fuerte apoyo entre las mujeres de minorías, con un total del 60%

 Se le escapan las mujeres a Hillary Clinton
Las últimas encuestas revelan una fuerte caída en el apoyo de las mujeres demócratas hacia Hillary Clinton para la Casa Blanca.
Foto: Getty

Washington.- Pese a que ofrece una agenda progresista y de apoyo al avance social de las mujeres, la precandidata presidencial demócrata, Hillary Clinton, afronta ahora el reto de frenar la acelerada erosión de apoyo entre las mujeres votantes.

Según una encuesta conjunta del diario The Washington Post y la cadena televisiva ABC, divulgada el lunes, Clinton ha registrado en tan solo ocho semanas una estrepitosa caída entre las mujeres votantes: en julio, el 71% de las mujeres con inclinación demócrata pensaba votar por ella, y ahora el porcentaje bajó en 29 puntos porcentuales a apenas el 42%.

El descenso, según observadores, coincide con la mala publicidad que le ha generado su uso de un servidor personal para su correspondencia electrónica cuando fue secretaria de Estado y que ahora es blanco de una investigación de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI).

El mayor descenso en las encuestas lo ha tenido entre las mujeres blancas, cuyo apoyo bajó del 63% al 42% en menos de dos meses.

La encuesta, no obstante, demuestra que Clinton sigue teniendo un fuerte apoyo de las mujeres de minorías, con un total del 60%, en contraste con el 37% de las mujeres blancas que siguen fieles a su candidatura.

Aunque Clinton se disculpó la semana pasada por el episodio y la investigación no sugiere que ella haya violado ley alguna, el escándalo –magnificado por sus rivales republicanos- le ha suscitado críticas sobre su presunta escasa transparencia y rendición de cuentas.

En ese sentido el estratega republicano, Eric Fehrnstrom, dijo al diario New York Times que el problema fundamental de Clinton es su presunta falta de “autenticidad”.

“La experiencia no le importa (a los votantes). Lo que les importa es que luzcas como una persona genuina”, sentenció.

Una encuesta reciente de Quinnipiac señaló que el 57% del electorado cree que Clinton no es  confiable, mientras que el 58% de un sondeo de Fox News cree que ella miente sobre el uso del servidor personal. Si bien las mujeres apoyarían a una mujer presidenta, para algunas queda la duda de si Clinton es la candidata correcta.

En defensa de Clinton

La activista mexicoamericana, Delia García, se mantiene optimista de que, a 14 meses de los comicios generales, Clinton aún está a tiempo de corregir la marcha y poner énfasis en las propuestas de futuro para el país.

“Clinton no es ahora que ha mostrado su agenda pro-mujer. Creo que esa encuesta no refleja el enorme apoyo que ella tiene entre las latinas”, afirmó García, cofundadora del “National Latina Legislative Caucus”, que fomenta la candidatura de latinas.

Según García, la comunidad latina en Texas aún recuerda cuando, a principios de la década de 1980, Clinton se implicó en la inscripción de votantes latinos en ese estado.

De hecho, durante su primera candidatura presidencial en 2008, Clinton ganó la primaria en Texas, en buena parte por sus profundos vínculos con los latinos, dijo.

García, exlegisladora estatal de Kansas, considera que, pese a la distracción del asunto de los correos electrónicos, le corresponde a Clinton continuar repitiendo su mensaje a favor de la mujer, basado en todo el trabajo que viene realizando desde hace décadas.

Mientras, el grupo “Brown Students for Hillary”, de la Universidad Brown, reiteró su apoyo a Clinton, al señalar que ésta comenzó su carrera legal prestando servicios gratuitos con “New Haven Legal Services”, y fundó grupos de ayuda a las familias y a los pobres, como el “Arkansas Advocates for Children and Families” y el “Carnegie Council on Children”.

Clinton al contraataque

La campaña de Clinton, claro está, no se ha quedado de brazos cruzados, y ha venido organizando una serie de mítines políticos dirigidos a las mujeres, bajo la consigna de “Mujeres por Hillary”.

Además de retomar el mensaje de mejores oportunidades para las madres trabajadoras, y para las mujeres en general, la campaña empezó a difundir a diario en Twitter, desde el pasado 31 de agosto, extractos del discurso que Clinton dio como primera dama, en 1995 en Pekín,  en el que declaró que los derechos humanos tienen rostro de mujer.

Consultada por este diario, la campaña de Clinton enumeró otras de sus posturas pro-mujer, incluyendo la defensa de los fondos para la organización de planificación familiar, Planned Parenthood.

Amenaza de otros rivales

A lo largo de la contienda, el senador Bernie Sanders, el principal rival de Clinton para la nominación presidencial del Partido Demócrata, se ha presentado como paladín de las mujeres, y ha promovido una agenda incluso de mayor corte liberal que Clinton.

Sanders está consciente del momento coyuntural de la candidatura de Clinton –si gana en 2016, sería la primera presidenta en la historia de EEUU-, pero insiste en que sólo él está desafiando a los poderosos.

Sanders, de hecho, tiene una agenda muy similar a la de Clinton: ambos apoyan el derecho al acceso al aborto, la equidad salarial, y mayores beneficios para las trabajadoras, como excedencia laboral por razones médicas y con derecho a pago.

Para Sanders, quien ha logrado acortar la ventaja de Clinton en New Hampshire, es urgente que enfrentar a las élite multimillonarias y defender a la clase media.

La campaña del exgobernador de Maryland, Martin O’Malley, otro de sus rivales, también busca arañar apoyo entre las votantes.

El camino para Clinton no se hará más fácil si, además de que el votante pide un cambio de aire –Clinton está ligada a la Administración Obama-, el vicepresidente Joe Biden decide finalmente lanzarse a la contienda por la Casa Blanca, advierten algunos observadores.