Antes de ponerte a dieta…

Considera los pros y contras de un par de dietas muy populares
Antes de ponerte a dieta…
Una dieta balanceada conforme a tus necesidades calóricas es la mejor manera de mantener un peso saludable.
Foto: Shutterstock

Son muchos los que piensan que mantener el peso tiene que ser un asunto de sacrificio. Que hay que andar de dieta en dieta, probando con cuál eliminamos las libras de más en menor cantidad de tiempo. También recurrimos a comidas preparadas cuando el ajetreo diario no nos permite prepararlas en casa.

Sin embargo, un plan para rebajar y mantener el peso debe incluir una apropiada selección de alimentos (mientras más frescos, mejor) y control de las prociones. Cuando estos elementos y la actividad física se combinan, comer no tiene que ser una tortura porque es posible encontrar el balance para comer una variedad de alimentos, incluyendo uno que otro “permiso” de vez en cuando, explica la nutricionista y dietista, Vilma Calderón.

Es importante tener en cuenta que el control de las calorías y las porciones aplica a todas las comidas. Es decir, no porque las almendras o los granos integrales sean más nutritivos quiere decir que pueden ingerirse descontroladamente. Si comes alimentos saludables en exceso también ganarás peso. Asimismo, destaca Calderón, hacer ejercicio es parte de los requisitos no solamente para estar saludable sino para evitar la pérdida de masa muscular y que el cuerpo luzca flácido.

Si decides probar alguna dieta o régimen, lo mínimo que debes hacer es evaluar sus beneficios y contraindicaciones. A continuación, Calderón explica dos de ellas.

Atkins

Pros: Elimina las azúcares, los refrescos y los postres.

Contras: Es un régimen con exceso de proteínas y de grasa. “Muchas personas reportan problemas de estreñimiento por la deficiencia de fibra, así como dolor de cabeza. De hecho, la dieta aumenta riesgo de ciertos tipos de cáncer, incluyendo del  cólon”, explica Calderón. También se incrementa el riesgo de osteoporosis y cálculos renales.

Quienes siguen esta dieta no ingieren suficientes fitonutrientes (encontrados en frutas y vegetales). Privarse de los carbohidratos o de cualquier otro grupo de alimentos, tiende a provocar desespero de comerlos otra vez cuando termina la dieta. Esto se conoce como el “efecto rebote”. Por eso es mejor buscar el balance en la alimentación.

Vegetariana

Pros: Una alimentación vegetariana puede ser muy saludable cuando se mantiene de la manera correcta, pero eliminar la proteína animal no es un método para rebajar. “Tengo pacientes que han aumentado hasta 15 libras al volverse vegetarianos, porque comen pastas, panes, postres y harinas integrales en exceso”, indica Calderón.
Aclara que es posible perder peso con una dieta vegetariana cuando se controlan las porciones y las calorías, pero esto ocurre con cualquier otra dieta que tome estos factores en consideración.

Contras: Precisamente, empezar el régimen con la mera intención de rebajar y sin tomar en cuenta las consideraciones para consumir todos los nutrientes necesarios para una dieta balanceada. También puede ser perjudicial pensar que está permitido comer de todo y en cualquier cantidad.

– Camile Roldán Soto