Kaká: un jefe para la selección de Brasil

El volante del Orlando City es la novedad en Brasil, que busca mando y actitud para suplir la ausencia de Neymar
Kaká: un jefe para la selección de Brasil
A los 33 años, Kaká vive un gran momento con el Orlando City de la MLS.
Foto: Feng Li / Getty Images

Dunga siendo Dunga. Convoca a una selección plagada de volantes más para la transpiración que para el buen fútbol y luego apurado por circunstancias de última hora decide llamar a un prócer de otra época.
Así regreso Kaká a la “Canarinha” después que el domingo en la noche le notificaran que se tenía que sumar al grupo en Santiago donde Brasil abre eliminatoria mundialista frente a Chile.

“Regreso muy feliz”, dijo el hijo de Dios. “Brasil tiene grandes jugadores, pero si Dunga cree que yo puedo aportar mi experiencia y le sirve mi fútbol… yo estoy feliz de volver”.

Vuelve porque Philippe Coutinho, del Liverpool, padece una dolencia muscular y no podrá estar, pero también porque vive un gran momento y parece haber recobrado la chispa, el genio y el ritmo de competencia en el Orlando City de la MLS.

Enfrenta Dunga la dura realidad de armar, sin Neymar, un equipo que pueda ganar partidos. Mañana en Chile y luego ante Venezuela los brasileros vuelven a estar sin referencia ofensiva y sin faro de llegada, dependiendo de los remates furibundos de Hulk y el oportunismo de Roberto Firmino.

¿Genios? Los de antes

No hay grandes talentos como antes en Brasil y como Dunga sabe que Oscar con todo lo frío que es, puede jugar bien y jugar mal en un mismo partido, necesita alternativas.

Luis Gustavo y Fernandinho se divierten pegando. Willian corre y transpira, pero no desequilibra y Coutinho no pudo estar.

Los demás son comparsa del medio local sin recorrido y sin nombre para vestir la camiseta de los cinco títulos mundiales.

Por eso necesita la categoría y la autoridad de Kaká. Sabe que no estará en Rusia 2018, pero que es una solución transitoria interesante.

El ahora volante del Orlando City llega pletórico sin el recuerdo amargo de su paso por Real Madrid y con muchas ganas.

Kaká juega y hace jugar. Es socio de todos y por sus años en Europa tiene adquirida la costumbre de jugar en las dos áreas, algo que frente a un equipo rápido y técnico como Chile, será fundamental.

Necesita Dunga de referencias en el vestuario. Los berrinches de Neymar no dejan buenos signos y como no está convocado Thiago Silva por su extraña tendencia a cometer penales infantiles tanto en Brasil como en París SG, no hay liderazgo y eso lo lleva Kaká, que al margen de los minutos que le pueda dar Dunga estará siempre atento a aportar actitud y opiniones constructivas para rescatar la disciplina y subrayar la autoridad.

Aunque la selección recién se completaba ayer con la llegada de Kaká y algunos de los “europeos”, ya los periodistas que cubren a la “selecao” tienen un perfil inicial.

El portero sería Jefferson, con Danny Alves y Marcelo por los laterales. El centro de la defensa lo ocuparán David Luiz y Miranda. Los medios de contención podrían ser Fernandinho y Luiz Gustavo. Un volante pistón de ida y vuelta que es Willian y Kaká (Oscar) como creativo. Hulk y Roberto Firmino son las cartas de gol. Brasil sin mucho genio. A lo Dunga.

En contexto

Calendario de eliminatorias Conmebol rumbo a Rusia 2018

Brasil se solidariza con Chile y usará un uniforme especial

Neymar se perderá dos partidos de la eliminatoria