El legado y arte en la obra de Julia Rivera

“I'm not here to clean toilet” es un autorretrato de la artista de origen puertorriqueño y nacida en El Bronx, una expresión de orgullo latino y dignidad humana.

Julia Rivera no es asidua al programa The View. Casualmente, quizás en la sala de espera de un aeropuerto, la televisión transmitía el programa donde Kelly Osbourne cometió el tremendo error, según ella, al querer “defender” a los latinos de los comentarios xenofóbicos del precandidato republicano Donald Trump.

“If you kick every Latino out of this country, then who is going to be cleaning your toilet, Donald Trump?” dijo Osbourne, desatando la indignación colectiva, que le reclamó vía Twitter. Julia Rivera, conmocionada y disgustada por el comentario, comenzó a gestar algo que sabe hacer muy bien: una obra de arte.

Su trayectoria en la pintura y escultura le ha valido críticas y reconocimientos; una entrevista sobre su obra, enfocada en las mujeres y sus luchas cotidianas, fue el tema central de la revista Latin American Arts, bajo el título “Julia Rivera, una voz singular en la plástica Latinoamericana”.

La obra de Julia Rivera es de constante crítica y denuncia.
La obra de Julia Rivera es de constante crítica y denuncia.

Su molestia con los comentarios racistas y discriminatorios no son recientes. “Tengo que estar en una pelea continua, en Nueva Jersey el racismo es muy fuerte. Con mi hijo tenemos distinto color de piel y cuando voy a buscarlo a la escuela me preguntan si soy la niñera”, cuenta la artista nacida en 1965 y criada en el Bronx. La gente cree que no trabaja, que lo suyo es un pasatiempo.

Por ello, resiente tanto la xenofobia de Trump como la falta de respeto de Osbourne, “rebaja a los inmigrantes latinos como que lo único que hacen es limpiar baños, como personas “low class””, espetó.

“Me senté ante un espejo y empecé a pintarme… yo trabajo duro, aunque no soy inmigrante, soy hispana y todos hacemos cosas diferentes. Me afecta la ignorancia y el irrespeto”, sostuvo. Por ello, la obra que resultó como expresión de orgullo latino y dignidad humana, se llama “I’m not here to clean toilet”, un autorretrato en acrílico y medio mixto.

“Ella (la mujer) tiene un vestido negro de Coco Chanel, quien es mi favorita porque empezó desde abajo. Negro porque representa el éxito y la elegancia. La mirada hacia arriba significa que nada va a caer sobre mí, y lo que tiene en la cabeza, el sombrero, tiene la Constitución, el lugar donde estoy: los Estados Unidos”, dice Rivera al describir la obra.

“I’m not here to clean toilet” será parte de la exposición que la artista presentará en The Clemente Center -donde cuenta con un estudio- en mayo de 2016. Además tiene un taller en la galería 48 Contempo, de Nueva Jersey y es representada desde hace 20 años por la Galería Pamil, de Puerto Rico.