Defienden y preservan el legado indígena

Habitantes de Brooklyn con origen indígena comparten sus sentimientos sobre esta conmemoración

“El dialecto, eso es lo más importante, que no se pierda”, dice Jeremías Alvarado, un guatemalteco orgulloso de su herencia Maya-Quiché. Esa es su principal aspiración para conservar su herencia ancestral.

Jeremías no celebra el Día de la Raza, tampoco el Mes de la Hispanidad o el Desfile de Cristóbal Colón, “no me da tiempo, pero las celebraciones son importantes, no se debe olvidar de dónde salimos”, dice el propietario del restaurante Jireh, de Bath Beach.

En nuevo matiz de la experiencia indígena inmigrante en Nueva York, los herederos de la cultura maya de las tierras altas guatemaltecas hacen sentir su presencia desde la fe; aprovechando el ambiente de fiesta por el 12 de Octubre, más de 2,000 personas participaron en un desfile cristiano, como complemento del tradicional Columbus Parade, en la 18a Avenida del día anterior.

LEE TAMBIÉN: Herencia hispana le pone ritmo a la Quinta Avenida

No obstante, Rolando Camacho, del Movimiento Migratorio Guatemalteco, recordó que los conquistadores españoles “nos engañaron, nos quitaron el oro y nos dieron espejos. Pero la raza indígena siempre ha salido para adelante y tratamos de conservar las tradiciones”.

Los grupos cristianos no le dan importancia a las manifestaciones más importantes de la cultura maya y tampoco la Iglesia Católica no reconoce las ceremonias mayas como religión, criticó sin ánimo de polemizar. “Los indígenas lo que tenemos que hacer es incentivar, motivar y conservar lo que es nuestro”, recalcó.

“Yo no puedo celebrar una fiesta como la de Colón, porque eso es seguir legitimando el eurocentrismo y la devastación que causaron en nuestras culturas… pero es parte de la Historia”, reflexionó Salvador Aquino, nacido en Estados Unidos de padres salvadoreños, cuyo apellido es el mismo del indígena Anastasio Aquino, quien encabezó una revolución en el siglo XIX y se coronó “Rey de los Nonualcos”.

Se sienten incluidos

Para los habitantes del sur Brooklyn con origen indígena, la Historia está allí y también se reconocen como parte de una comunidad dinámica. Son la fuerza laboral en un sistema comercial fundado por los inmigrantes sicilianos y napolitanos -que se transforma paulatinamente en el sexto Chinatown de Nueva York-, y se integran a base de estudio y trabajo.

Ese es el caso de Fabiola Colotl, originaria del estado mexicano de Puebla: uno de sus hijos desfiló como parte de la feligresía de la basílica de San Finbar, que es mayoritariamente hispana, acompañados por la música del conjunto de gaitas que dan cuenta del origen irlandés del santo medieval. Su otro hijo desfiló como parte de la comunidad estudiantil de la escuela Benson. Allí, contó, el Día de la Raza lo conmemoran con una actividad donde las familias tienen la oportunidad de usar trajes tradicionales y preparan platillos típicos para compartir con los alumnos.

“Nos vestimos con inditas, igual que para la fiesta de la Virgen de Guadalupe. Así como lo celebran, el Día de la Raza, mostramos las tradiciones de nuestros países”, añadió.

También el de la familia Pascual-Arriaga, cuya hija Alejandra, de 9 años, integra el Grupo Folclórico Hispano Guadalupano, organizado por Blandy Medina.

Con mucho orgullo, Maribel Arriaga ayudaba a su hija, Alejandra Pascual, de 9 años, a colocarse los accesorios sobre el conjunto blanco que representa al estado de Veracruz. “Honestamente no le he hablado mucho de nuestra cultura, por eso la metimos a este grupo para que empiece a aprender y no pierda nuestras tradiciones”, afirmó.

El padre de Alejandra, Víctor Pascual, es de origen zapoteca, una de las etnias más representativas de Oaxaca. “De Colón, ¿qué le puedo decir? (Los españoles) nos trajeron cultura, nos trajeron la Cristiandad… sí se aprovecharon pues, pero es parte de la Historia”, reflexionó con seriedad.

Marcha cristiana

  • Por primera vez, y como complemento al Desfile de Cristóbal Colón, en Bensonhurst, más de 2,000 personas participaron ayer en una marcha cristiana en la 18a. Avenida.
  • Participaron miembros de las 12 congregaciones del movimiento pentecostal “Jóvenes Cristianos”, liderado por el pastor Eric Salgado.
  • La representante del consulado de Guatemala, Élida de Toledo, al lado de legisladores locales, mostró su respaldo a la comunidad.
  • En el área Tri-Estatal más Pensilvania, se cuenta aproximadamente con 1 millón de guatemaltecos, con grandes concentraciones en Queens y Brooklyn.