Pepe Aguilar prefiere el talento que la fama

El cantante mexicano habla de sus prioridades, de sus hijos y un poco de algunos colegas que prefiere no nombrar
Pepe Aguilar prefiere el talento que la fama
Pepe Aguilar heredó el gusto por la música ranchera de sus padres pero él tiene sus propios y ambiciosos planes musicales.
Foto: Cortesía

Heredero de un gran talento musical y artístico, Pepe Aguilar sigue adelante con varios proyectos ambiciosos.

Su enfoque es muy claro y diferente a lo que la mayoría de sus colegas buscan.

“Estoy concentradísimo en tratar de ser un gran músico, mejor compositor y un buen artista más que cualquier otra cosa. Y a partir de ahí, igual, eso le llame la atención a otro artista que esté pensando en lo mismo. Y más que pensar en algún famoso me gustaría pensar en [colaborar con] algún talentoso y en el momento que se de, [será bienvenido]. Y creo que se dará con el siguiente proyecto que estoy haciendo. Esto es un proyecto de vida. Y yo lo que estoy buscando es ser un mejor músico”, dijo contundentemente.

El hijo de Don Antonio Aguilar y Flor Silvestre asegura que esa preparación es constante y para su fortuna, no consiste en asistir a una escuela sino de aprender constantemente.

“La vida es un salón de clases. En el nivel que estoy yo – he grabado 26 discos, he producido más de 30 para otros artistas – lo que aprendo es de mi mismo trabajo y otros que andan haciendo cosas de producción, con más capacidad y destreza”, agregó.

¿CUÁL EGO?

Y su ego parece no obstaculizar esas metas.

“Si quiero crecer como artista, necesito aprender. Si quiero pensar en mi ego, voy a pensar de qué manera me voy a hacer más famoso”, dijo entre risas.

Con cautela, habló de aquellos que son famosos por lo que hacen más para llamar la atención de los medios y no precisamente por ser buenos cantantes o artistas.

“En el candelero no están todos lo que son ni todos los están, siempre faltan y también se da el fenómeno normal, que es el fenómeno mediático de gente que está pero no necesariamente por su talento. Y yo no critico a nadie, cada quien hace su lucha depende de lo que tiene. Pero en mi caso siempre preferiría la satisfacción artística, creo que es más solido tener reconocimiento a mi trabajo que a mi fama”, puntualizó el ganador de nueve premios Grammy en total.

SUS PRESENTACIONES

Más contento, recordó, su participación el mes pasado en un concierto de Juan Gabriel en el Auditorio Nacional de la Ciudad de México.

“Muy bien, muy agradecido con Alberto [nombre verdadero del “Divo de Juárez”] por la invitación. Me la pasé increíble, es un artistazo y fue un gran honor”, dijo.

En las propias, comentó que le ha pasado muchas cosas agradables y desagradables.

“Me ha pasado de todo desde que se me ha roto el pantalón, que la gente no se para a cantar y yo tengo que cantar y cantar con mucho ánimo en el Hollywood Bowl, por ejemplo”, dijo.

Y como residente del condado de Los Ángeles por varios años, aseguró, disfrutar de presentarse en diferentes lugares de esta región como lo hará este sábado en The Forum en Inglewood, California.

PAPÁ, MANAGER Y MOTIVADOR

Asimismo, habló de la importante que es para él motivar a que nuevos cantantes mantengan viva la música mexicana.

Con dos concursos que realizó en internet, encontró a dos jóvenes talentos: Leticia López y Omar Arreola. A Arreola ya le grabó un disco y a López está trabajando en ello.

Pero no solo está haciendo eso, desde hace un par de años también está apoyando las carreras como cantantes de sus dos hijos menores: Leonardo y Ángela.

“Los dos están puestísimos… ahí vamos. Ángela me dijo que quería grabar su disco a los 12 años [que los acaba de cumplir] y lo va a hacer. Leonardo ya grabó su disco como solista y primero saldrá Leonardo y luego Ángela… Yo muy contento, se me cae la baba por mis hijos”, dijo con gran orgullo de sus descendientes que también cantan música ranchera como también lo hizo su padre y ahora él.

//platform.twitter.com/widgets.js