Sentenciado a 25 años por asesinar y desmembrar a su jefe

Luís Pérez robó a su empleador $7,700, y, para no ir a prisión, lo asesinó en el 2006

NUEVA YORK — El extrabajador de mantenimiento Luis Pérez fue sentenciado, este viernes, a 25 años de cárcel por el asesinato de su jefe, Bruce Blackwood, ocurrido el 6 marzo de 2006. En la sala de la Corte Suprema de Brooklyn se encontraba Ed Blackwood, hermano de la víctima y su sobrino Dezmond Rivera.

El Daily News reportó que Pérez, un residente de Bushwick, contó a su hija detalles del horrendo asesinato y se jactaba de cómo lo desmembró con un machete y se deshizo del cuerpo. Los restos de Blackwood nunca fueron encontrados.

“Eres un asesino a sangre fría, no hay nada más que decir acerca de usted (…) en el futuro se encontrará con su Dios, pero hasta entonces espero que sufra”, expresó Ed Blackwood como parte de su impactante discurso luego de que Pérez fuera sentenciado.

Pérez (49) intentó retrasar la sentencia al presentar su propia moción para anular el veredicto del jurado, argumentando que deseaba estar cerca de su madre enferma. Los familiares de Blackwood, quienes insistieron en una sentencia justa desde el arresto de Pérez en 2013, movieron la cabeza con disgusto al escuchar la petición que el juez le negó.

“El acusado casi se salió con la suya por muchos años. Él debe saber ahora que sus propias palabras a su hija lo condenaron, no a la Policía”, dijo el juez Danny Chun.

Pérez, quien tiene antecedentes penales, no mostró remordimiento y se negó a dar una declaración a la corte, según reportó el citado rotativo.

“Ojo por ojo, diente por diente”, indicó Ed al leer la escritura bíblica de Levítico: Capítulo 24.

Blackwood (55), quien era propietarios de varios edificios en Brooklyn y Queens, contrató a Pérez como su personal de mantenimiento y le permitió vivir en una de sus propiedades situada en 983 de la calle Hancock.

Cuando Blackwood se enteró de que Pérez le robó su chequera gastando $7, 700 se le enfrentó. Los fiscales explicaron que el arrendador se dirigió a la casa de su trabajador para confrontarlo, pero nunca más se le volvió a ver.

La prueba concluyente llegó a manos de los fiscales años después, en 2011. En una conversación con su hija, grabada en secreto, Pérez cuenta que estranguló a Blackwood y luego desmembró su cuerpo con un machete tirando los restos en bolsas de plástico. Después de la “carnicería”, el hombre limpió la escena con lejía.

“No se trata de cometer el crimen perfecto, sólo se trata de lo bien que limpias la escena del crimen”, manifestó Pérez a su hija.

El hombre le expresó, además, que mató a Blackwood para evitar terminar tras las rejas. El hispano ya cumplió dos años por el robo de los cheques.