Hoy, volvimos del futuro a bordo de un DeLorean

Con mucha imaginación, la película nos dice más de la visión de los autos durante los 80 que de la actualidad

Hoy, volvimos del futuro a bordo de un DeLorean
Uno de los 7 coches Delorean utilizados en el rodaje de la película Back to The Future.
Foto: EFE

“Back to the future II” viajó desde 1985 hasta 2015 y remontó a 1955. Era una película muy ambiciosa, que contemplaba varios mundos paralelos a la vez, sin que pueda ser criticada por su falta de imaginación.

En la primera película el escritor y director Robert Zemeckis y el coguionista Bob Gale, pasaron de 1985 a 2015, de nuevo a otro 1985 para una pesadilla distópica, y luego más atrás aún hacia el 1955.

Pero las predicciones del futuro fueron en su totalidad disparos en la oscuridad. La primera película saltó 30 años en el pasado, por lo que sólo tenía sentido saltar 30 años en el futuro para dar una muestra de creatividad.

“Volver al Futuro II” imaginaba un colorido 2015 con autos voladores, patines flotantes y zapatos deportivos que se ajustaban solas. Aunque esos presagios no son los que precisamente vivimos, la película sí predijo el auge de avances tecnológicos como pantallas planas, sistemas de escáner biométrico y videojuegos controlados sin mandos.

meme back to the future

La película auguró que los Cachorros de Chicago ganarían las Grandes Ligas, posibilidad que existe aunque sea mínima… y quizá no por mucho tiempo, ya que los Cachorros están en los playoffs del mundo real, pero con un pronto boleto de regreso.

Y muchas de sus aparentemente lejanas predicciones han llegado misteriosamente muy lejos de la marca. La que estuvo cerca fue la tecnología actual del iPhone.

Lo mismo vale para los chats de video, una característica estándar en cualquier teléfono u ordenador, y las gafas de video, que son una combinación de realidad virtual y Google Glass. Los alimentos deshidratados están todavía en gran parte reservados para los astronautas y militares de élite.

Cuando se trata de predicciones más extravagantes de la película, la gente tiende a apuntar a autos voladores, pero no olvidemos que los aviones, que en los 1800 parecían un sueño ridículo, hoy pueden enviar naves espaciales a Plutón.

La ciudad de Reston, en Virginia, cambiará su nombre a Hill Valley, el nombre de la localidad ficticia de McFly. El Washington West Film Festival ofrecerá una serie con las tres películas el miércoles, y de la original el domingo, con apariciones de los actores Christopher Lloyd y Claudia Wells, así como el guionista y productor Bob Gale.

En California se celebrará con un acto de cuatro días, el Día de “Back to the Future” llamado “We’re Going Back”. Habrá celebraciones en lugares que aparecen en las películas, como un baile en la iglesia metodista Hollywood United y una proyección en el estacionamiento del Puente Hills Malls, donde McFly puso en marcha el DeLorean, que viajaba en el tiempo. También se estrenará “Back in Time”, un documental sobre el legado de la franquicia con entrevistas de personas notables como Michael J. Fox y Steven Spielberg.

También Amazon Prime ofrecerá en exclusiva la trilogía a través de Internet y Universal sacará a la venta una edición especial de las tres películas en un embalaje que imita al condensador de flujo de Doc Brown.

“Regreso al futuro” no es sólo acerca de la película de ciencia ficción, con una perfecta superproducción; es la visión de futuro, del futuro que nos dice más acerca de la década de 1980 que sobre nuestro día actual.