‘Raiteros’ en la mira del Concejo Municipal

El Comité de Transporte estudia tres proyectos de ley
‘Raiteros’ en la mira del Concejo Municipal
Los raiteros serán controlados. Mariela Lombard / El Diario.

Nueva York— La industria clandestina de las ‘commuter van’ -popular entre trabajadores latinos y asiáticos- podría tener los días contados. El Comité de Transporte del Concejo Municipal revisó en una audiencia pública tres proyectos de ley que incrementarían las multas y regularizaría el lucrativo negocios de los ‘Raiteros’.

El artículo ‘Raiteros: El transporte secreto de los trabajadores latinos’, publicado en El Diario en mayo, reveló como los taxistas sin licencia se la juegan para esquivar a los supervisores de la Comisión de Taxis y Limosinas (TLC), mientras conducen sus furgonetas con hasta una decena de trabajadores que pagan $5 o $10 por un viaje.

05-13-2015_002_RIDEletos

Los concejales I. Daneek Miller, Rory Lancman y Jumaane Williams introdujeron en julio tres proyectos de ley que sacaría de las sombras a la creciente industria clandestina.

Los proyectos de legislación (INT 860 y INT 861) del concejal Miller -y copatrocinada por el concejal Lancman- requerirán a la TLC registrar la información de estas camionetas y aumentar las multas para los vehículos que operan ilegalmente, también conocidos como ‘dollar vans’, o ‘raiteros’ entre los latinos.

La TLC informó que actualmente 344 furgonetas y 301 conductores de 46 compañías están legalmente autorizados para operar en la ciudad de Nueva York.

Las legislaciones planteadas por Miller autorizarían a la TLC a recopilar datos y realizar un estudio anual sobre el estado de la industria legal y clandestina de las ‘dollar vans’, especialmente en el este de Queens, el centro y el sur de Brooklyn y el Barrio Chino de Manhattan.

Una moratoria para proveer nuevas licencias sería establecida hasta que la TLC complete el primer estudio.

“No es un crimen intentar sobrevivir. Trabajé legalmente y el salario mínimo me obligó a fallar como padre, no me alcanzó para darle una vida digna a mi familia”, dijo Aureliano, quien conduce una van modelo 2001 desde los vecindarios de Astoria, Jackson Heigths y Corona hacía Midtown o Downtown, en Manhattan. “Estás leyes son un truco de la Ciudad para llenar sus arcas con el sudor de nuestra frente”.

Pero el concejal Miller aseguró que es legítima la preocupación por la sobresaturación de furgonetas y su impacto en el medio ambiente y la seguridad pública.

“La discusión acerca de esta industria se ha omitido a pesar de que a menudo es insegura y no regulada”, indicó en un comunicado de prensa.

Las legislaciones elevarían las multas por faltas relacionadas con el uso ilegal de furgonetas para el transporte a $3,000 por la primera infracción y $4,000 por ofensas posteriores en dos años. Operar ilegalmente una camioneta implicaría una multa de $500 por una primera ofensa y $1,000 por una segunda ofensa. Las violaciones posteriores serían de entre $1,000  y $ 2,500.

El proyecto de ley (INT 570) del concejal Jumaane Williams, autorizaría a la TLC a requerir una lista de pasajeros de las furgonetas regularizadas.

El concejal Ydanis Rodríguez, presidente del Comité de Transporte del Concejo Municipal, anunció su apoyo por una mejor regulación de la industria de las furgonetas.

“Las ‘commuter van’ prestan un importante servicio de transportación desde el centro de Manhattan a barrios con limitado acceso a trenes y autobuses. La industria tiene un gran mérito; sin embargo, debe ser regulada”, dijo Rodríguez en una entrevista telefónica. “Hemos iniciado una discusión al respecto. Es tiempo de asegurarnos de que los conductores tengan las licencias pertinentes”.

El concejal dijo que los conductores recibirían la ayuda necesaria de las agencia de la Ciudad para regularizar sus servicios. El funcionario dijo que luego de la audiencia, los proyectos de ley se discutirán con la Alcaldía, el Concejo Municipal, la TLC -que también apoya las medidas planteadas- y los propietarios.