Bernier renuncia a la secretaría de Estado de Puerto Rico

Asegura que no retará a Alejandro García Padilla por la gobernación
Bernier renuncia a la secretaría de Estado de Puerto Rico
David Bernier asegura que todavía no tiene claro su futuro político. (André Kang).

El Nuevo Día

El secretario de Estado, David Bernier anunciará hoy, domingo, su renuncia al gabinete del gobernador Alejandro García Padilla para auscultar una candidatura a un puesto político que todavía no ha definido.

Su anuncio se da en momentos en que algunos de los alcaldes afiliados al gobernante Partido Popular Democrático (PPD) ha hecho público su descontento con la administración de García Padilla y se menciona al mismo Bernier como su posible sustituto.

No obstante, en una entrevista exclusiva con El Nuevo Día, aseguró que no está en sus planes retar al mandatario. Señaló también, que no se trata de una estrategia para tomar las riendas de la carrera a la gobernación si García Padilla se retira de la contienda. “No es parte de un plan”, dijo Bernier quien saldrá de su puesto el 30 de octubre.

Durante la entrevista, aprovechó para resaltar los que entiende que han sido sus logros como secretario de Estado y para agradecer la confianza depositada en él por el gobernador.

Dijo que desde que empezó tuvo como meta continuar con la digitalización de los documentos del Departamento, cosa que se completó recientemente. Del mismo modo, quería hacer tangible los beneficios de la internacionalización. Ante eso, logró acuerdos para aumentar las exportaciones a la República Dominicana e impulsó la promoción de las universidades puertorriqueñas en los Estados Unidos y América Latina.

Resaltó que otro asunto importante fue mejorar la accesibilidad de las personas al Departamento por lo que entró en un proceso de reconfiguración de las oficinas regionales, regresando la presencia de la dependencia en Ponce y restableciendo la de Mayagüez.

El otro asunto que, dijo, recordará con orgullo fue la creación de una oficina dentro del Departamento para atender y asistir a los extranjeros que residen en Puerto Rico.

¿Por qué renunciar ahora?

Como parte del análisis sobre mi futuro profesional, quisiera incluir la posibilidad de aspirar a un puesto electivo y la ley me requiere desvincularme del gobierno. Ese análisis no incluirá bajo ninguna circunstancia retar al señor gobernador, de quien estoy muy agradecido por la oportunidad y confianza brindada. Una vez desvinculado del gobierno podré evaluar de forma sosegada, junto a mi familia, el rumbo a seguir. Aunque aún no decido si aspirar a un puesto electivo será el próximo paso en mi vida profesional, quisiera que fuera mi buen juicio y no una fecha quien lo decida.

¿Ya habló con el gobernador sobre la decisión que tomó?

Ya lo hablé con él (el pasado lunes).

¿Cómo tomó su decisión el gobernador?

Con mucho respeto y con mucha madurez y comprensión.

¿Está claro de qué hará en el futuro?

La decisión tomada es la que estaré anunciando (la renuncia).

¿Qué le dice su familia?

Ellos me dan un respaldo total.

¿Dónde a usted le gustaría estar de aquí a unos años?

Donde quiera que esté yo tengo que tener la tranquilidad de espíritu de que voy a usar los mejores años de mi vida para aportar a que mi país sea mejor y que acompaño lo que quiera que vaya a hacer, de principio, de valores y de una forma adecuada de hacer las cosas sin claudicar nunca a lo que siempre ha caracterizado a mi vida. Eso no tiene necesariamente que ser en el sector público, el político o el privado.

¿Hay algún cargo que descartaría?

Washington (la comisaría residente) yo lo he descartado ya. Mis hijos se van a criar en Puerto Rico y yo voy a echar el resto por mi País y voy a estar con mi familia, con mis papás… La aspiración final en la vida de todo ser humano es ser feliz. A veces se confunde uno en el camino y comienzas a valorar herramientas que al final solo sirven para ayudar a ser feliz como son los partidos políticos y las causas particulares. Gracias a mi formación, estoy claro en el propósito que tengo en la vida.

¿Y cuál es su propósito en este momento?

Hacer con mi juventud, con mis esfuerzos, lo mejor que pueda hacer para aportar a que mi País sea mejor sin alejarme de mis valores y al final tener la satisfacción de que hice el esfuerzo máximo y así ser feliz. Eso incluye mi relación con mi familia, que es vital y fundamental y en las cosas que creo. Hay otra gente que evalúa todo desde un punto de vista estratégico y todo tiene que ser parte de un juego de ajedrez. En mi caso no es así. Esto no forma parte de ningún plan o ninguna estrategia de nadie.

Hay personas que lo proponen para la gobernación. ¿No le han hecho acercamientos?

Esos que lo han hecho de buena fe saben cuál ha sido la respuesta de este servidor.

¿Para el bienestar de Puerto Rico es esencial que el PPD siga gobernando?

Yo creo que de cara al futuro, se tiene que trascender de los planteamientos de tal o cual partido político. Aquí lo que hace falta es que, a donde vaya la persona, sea el partido que sea, aporte para que ese partido sea mejor. A veces pasa todo lo contrario. Mucha gente que conozco y con capacidades extraordinarias y bien intencionadas, lejos de ir a transformar la realidad de esa institución política, la institución los transforma a ellos y se pierde el propósito.

¿A su entender cuál es el principal problema de Puerto Rico?

Nuestra capacidad de llegar a entendidos básicos. Otros países han tenido problemas similares a nosotros y se les ha hecho más fácil salir del problema. Nosotros no nos ponemos de acuerdo ni en los hechos, imagínate en las opiniones sobre los hechos. Esa polarización del país, motivada no solo por los discursos políticos, sino por otros asuntos ideológicos, es el problema principal de Puerto Rico, que nos evita ir con un solo discurso para hacer gestiones afirmativas a los Estados Unidos. Para lograr una unión uno tiene que tener claro cuál es el propósito final. El propósito no puede ser el partido o la ideología, sino el País. Cuando tienes claro que la finalidad es mejorar la calidad de vida te das cuenta que todo lo demás son herramientas para alcanzar eso y esas herramientas no pueden ser la causa por la que se lucha, sino el mejoramiento del País. Para lograr eso se necesita desprendimiento patriótico, se necesita respetar al que piensa distinto. Tiene que haber una forma distinta a como hacemos las cosas. En esto fallan los políticos y los que están allá fuera pasivamente, riéndole las gracias a la gente y glorificando el verbo hiriente es igual de responsable porque convierte nuestra tragedia en pasatiempo.

¿Y cómo se cambia esto?

Con muchas aportaciones individuales y con el ejemplo. Aquí hay que vivir lo que se predica.

¿Qué tiene un buen gobernador?

Un buen líder, en un momento como este, tiene que conocer a su país, debe conocer la diversidad, la necesidad y tiene que poder comunicarse con el país para que las buenas ideas puedan prevalecer.

Cuando usted ve a un miembro del gabinete que dice que los que no están de acuerdo con él son unos fracasados, unos “born losers” ¿qué piensa?

Yo creo que (el secretario de Desarrollo Económico, Alberto) Bacó se equivocó malamente. Sus expresiones son desacertadas para los muchos o para los pocos, punto. No se le llama perdedores a quienes piensan distinto a uno, se les respeta. Debe hacer una rectificación absoluta y asegurarse de eliminar esa expresión de su vocabulario.

¿Debe ser el jefe de una agencia?

Voy a abrazar el respeto que tengo a la prerrogativa que tiene el gobernador a tomar determinaciones.

Si usted entra a la política, van a vincularlo con todo lo que ha pasado en estos años…

Eso está bien. Eso es parte del escenario tradicional. Yo no tengo problema con eso. Si entrara a la política yo le hablaré directo al pueblo y pondré claro con lo que estoy de acuerdo y con lo que no.

También lo vincularán con un partido que ahora mismo atraviesa un grave cuestionamiento público por los casos de corrupción que se investigan…

Las instituciones políticas deben reevaluarse para atemperarse a lo que el país necesita. Eso es lo que los ciudadanos deben reclamar. Si entrara a la política llevaré allí el pensamiento que deberá prevalecer y voy a promover lo que entiendo que es lo correcto incluyendo los asuntos del status.

Hablando del status… ¿el ELA es una colonia?

Sobre esto quiero más adelante hablar con más tranquilidad. El Estado Libre Asociado es un instrumento y los que así lo categorizan tienen razón en pensarlo porque el trato que ha recibido de los Estados Unidos lo coloca en una situación de dificultad. Esto es algo que genera pasiones en muchos lados. Nadie creo que puede negar que en los últimos 20 años este modelo político ha recibido unos embates fuertes.

¿Vivimos en una colonia o no?

El trato que se le da al modelo actual por parte de los Estados Unidos se tiene que corregir. Quienes usan ese término tienen razones suficientes para hacer ese planteamiento.