¿Los vehículos de autoconducción requerirán una licencia especial?

Investigadores adelantan que estos modelos deben pasar ciertas pruebas antes de circular en las carreteras
¿Los vehículos de autoconducción requerirán una licencia especial?
El Google car es uno de los vehículos autónomos más esperados.
Foto: Getty Images

Cada estado requiere que los conductores pasen una serie de pruebas con el fin de obtener una licencia. Pero ¿cómo harán con los vehículos de autoconducción?

Los vehículos de autoconducción pueden hacer girar el enfoque tradicional de licencias de conducir, según un informe de los investigadores la Universidad de Michigan, Michael Sivak y Brandon Schoettle.

En lugar del conductor humano, que está obligado a poseer una licencia, los investigadores sugieren que los vehículos de autoconducción deberían estar obligados a pasar un examen de licencia. Un fabricante de automóviles debe estar seguro de que sus vehículos de autoconducción pueden circular en la carretera ante todas situaciones, excepto durante la noche y las tormentas de nieve.

Según el estudio del Instituto de Investigación de Transporte de la Universidad Michigan, la licencia completa se concedería una vez ciertos cambios a hardware o software sean desarrollados y puestos a disposición, y el vehículo actualizado pase una prueba de licencia sin restricciones. En ese caso, el vehículo obtendría una licencia provisional que excluiría esas situaciones adversas.

Google está en el proceso de desarrollo de un vehículo de autoconducción, junto con varios fabricantes de automóviles. Ford está cada vez más cerca de lanzar un vehículo autónomo, mientras que Nissan se ha comprometido a tener un carro de autoconducción para el año el 2020.

Al igual que con los conductores humanos, cuya visión, conocimiento de las reglas de la carretera, psicomotricidad y experiencia de conducción varían, también se puede esperar que el rendimiento de los vehículos autónomos difieran de un modelo a otro.

Los primeros problemas ya empiezan a salir a la luz y un nuevo software de piloto automático del Tesla Modelo S, provocó un citatorio por exceso de velocidad a su propietario en Florida, por circular a 75 mph en una zona de 60 mph.

Michael Sivak y Brandon Schoettle argumentan que a los vehículos de piloto automático se les debería realizar una revisión de licencia de una manera diferente, en función de su hardware de detección, mapas especiales y algoritmos de software.

Sivak y Schoettle dicen que los vehículos de autoconducción no deberían tener problemas para pasar la prueba visual más estricta en un día claro. Sin embargo, al igual que la perspicacia visual de los humanos varía, las cámaras y los sensores de carretera podrían funcionar mejor o peor en condiciones de lluvia o nieve, según el modelo.

Un portavoz de Google admitió que por ahora la compañía no tiene intención de ofrecer un vehículo de autoconducción para las zonas donde nieva.

Con el clima en malas condiciones podrían surgir problemas potenciales en relación con el reconocimiento de patrones visuales de los sensores, una habilidad en la que los conductores humanos sobresalen, pero que es difícil dominar para las computadoras.

Si bien se puede esperar que los vehículos de autoconducción estén programados para obedecer las leyes de tránsito, existe la posibilidad de que cumplan con los estrictos reglamentos de su software y crear situaciones inesperadas.

Los vehículos del piloto automático son más propensos a enfrentar dilemas éticos en situaciones de emergencia y pueden verse obligados a elegir, en una fracción de segundo, cuál de dos o más peligrosos cursos deben tomar.

Sivak y Schoettle concluyen que la tecnología de piloto automático todavía no es perfecta, y se puede esperar que actúen de maneras diferentes en determinadas circunstancias, ya sea por diseño o por defecto.