Cuando Nueva York se convirtió en la Capital del béisbol

La Gran Manzana vivió una fiesta inolvidable de orgullo y euforia durante la Serie del Subway