Arrestan a tres individuos por distribución ilegal de oxicodona

Los implicados ganaron entre $10 y $15 millones mediante el esquema ilegal

Arrestan a tres individuos por distribución ilegal de oxicodona
Los acusados distribuyeron 500,000 pastillas del fármaco oxicodona en Nueva York. (Twitter)
Foto: Twitter/@got_pills

Tres personas fueron acusadas de distribuir ilegalmente más de 500,000 pastillas del fármaco oxicodona en Nueva York.  

Los esposos Lilian y Marcin Jakacki, y Robert Cybulski, fueron arrestados ayer por conspiración para la distribución de narcóticos, lavado de dinero y fraude al sistema de salud.

En un período de cinco años, los acusados ganaron entre $10 y $15 millones  en la venta de los estupefacientes, detalló este jueves el fiscal de Manhattan, Preet Bharara.

A través de Chopin Pharmacy, ubicada en Brooklyn y en Queens, los acusados distribuían grandes cantidades del opioideo. “(Los acusados) hacían parte de uno de los esquemas más grandes de distribución ilegal de analgésicos descubierto en Nueva York”, dijo Bharara en un comunicado de prensa. “Llenaron la ciudad de más de medio millón de pastillas de oxicodona utilizando prescripciones falsas o inexistentes y a su vez empeorando la crisis de abuso de drogas”.

Según el agente especial encargado de la DEA, James Hunt, la investigación tuvo una duración de dos años y se hizo posible por una colaboración multiagencias, incluyendo al IRS Y al Departamento de Salud y Servicios Humanos.

A Lilian Jakacki (49), también conocida como Wieckowski, se le acusa además de mala utilización de una marca de medicina de prescripción y de defraudar el sistema de Medicare por más de $750,000, pidiendo reembolsos de drogas que nunca dispensó. La mujer, de Greenwich, Connecticut, podría enfrentar 20 años de prisión por  los crímenes.

Su esposo, por otro lado, la ayudaba a planear las ventas ilegales. En septiembre y octubre de este año, Jakacki coordinó la venta ilegal de cientos de pastillas a un agente encubierto de la Agencia Antidrogas.

Cybulski (30), el otro hombre acusado, era uno de los clientes más importantes de la farmacia en su sucursal de Brooklyn. En total, según el informe de la Fiscalía, Cybulski obtenía alrededor de 500 pastillas de oxicodona de 30 mg cada una.

La pareja, supuestamente, conspiró para transferir dinero de varias cuentas bancarias en forma de transacciones financieras estructuradas. Entre otras cosas, compraron una casa de $2 millones en Greenwich usando las ganancias de la distribución ilegal de los narcóticos.