Manifestantes contra Trump en NYC: “El racismo no es divertido”

Masiva protesta por próxima aparición del precandidato republicano en "Saturday Night Live", de NBC

NUEVA YORK – Mientras Donald Trump ensaya los números de humor que podría  ejecutar el sábado en vivo en el famoso programa en Saturday Night Live ( SNL), alrededor de 50 manifestantes protestaron frenta a los estudios de NBC por la eventual aparición del candidato republicano en el programa. “El racismo no es divertido”,  decía la invitación de los activistas.

Karina García (30), de la coalición Answer, criticó que se vaya a permitir que  salga en televisión una persona que es apoyada por los supremacistas blancos del KKK. “Es como un tumor que crece si lo ignores”, puntualizó.

“Puede que se burlen de él, pero al mismo tiempo lo están humanizando como lo hicieron con Sarah Palin, y eso está mal”, agregó.

José Méndez (60), administrador de un edificio y veterano de guerra, opinó que “todo es cuestión de dinero y esto es negocio. No creo que vaya a ser presidente, pero él se va a beneficiar lo mismo que NBC. El es un hombre espectáculo: no le importa que se burlen de él en la cara y está capitalizando esto”.

Se han recogido 520,000 firmas en una carta dirigida a Lorne Michaels, creador y productor de SNL, para que cancele la participación de Trump.

“Que protesten. Eso ayudará a los ratings. Va a ser uno de los programas más vistos en la historia”, comentó el martes Trump al programa EXTRA sobre temas de entretenimiento de la misma NBC. Lo paradójico es que la cadena cortó lazos con Trump después de los incendiarios comentarios contra los inmigrantes mexicanos. Los mismos actores de SNL han hecho numerosas sátiras de Trump y mofas de sus propuestas y su personalidad. De igual manera, en programas de humor y periodísticos se le da mucha voz a sus críticos.

“Todo vale y todo ayuda” parece ser el lema del magnate inmobiliario, quien ha visto los últimos días cómo pierde terreno en las encuestas con el también polémico candidato Ben Carson. Sería la primera vez que un aspirante es el anfitrión del programa en plena campaña, aunque también fueron célebres en el pasado las apariciones breves de Sarah Palin, Hillary Clinton y John McCain.

Brent Wilkes, director nacional de LULAC, comentó a El Diario que Trump ha usado sus puntos de vista de odio sobre los latinos para ganar  ventaja con la base del Partido Republicano que está desconectada. “No podemos permitir que en una plataforma como SNL avance ese punto de vista. Permitir que sea el invitado, será una cachetada en la cara de 50 millones de latinos que viven en Estados Unidos”.

“Hay evidencia de que la demagogia racista de Trump ha resultado en violencia real e intimidación verbal”, planteó Mushed Zaheed, director de CREDO. “Es irresponsable y peligroso para NBC darle a Trump una plataforma nacional para reforzar su campaña xenófoba y racista”.

Juan Escalante, director de America’s Voice Digital, consideró una vergüenza que SNL y NBC empaquen racismo como comedia. “Más decepcionante es que le den prioridad a los ratings por encima de la dignidad y el respeto a los televidentes”

Lorne Michaels, el productor de SNL, no ha comentado con ningún medio sobre la petición de #RacismIsntFunny ni ha dado pistas sobre cómo va a ser el programa.