Residentes de East Harlem protestan contra plan de rezonificación

Residentes critican que la 'vivienda asequible' está lejos de su presupuesto, mientras Alcaldía dice que aun no hay planes
Residentes de East Harlem protestan contra plan de rezonificación
La comunidad, de mayoría puertorriqueña y mexicana, se opone a la gentrificación de El Barrio. (Gerardo Romo /El Diario)

NUEVA YORK – Residentes de East Harlem y miembros del grupo Movimiento por Justica en El Barrio protestaron el mediodía del viernes en la esquina de Lexington y la calle 116 contra los planes de construcción de vivienda que espera adelantar la Alcaldía en el sector. La Ciudad respondió que todavía no hay tales planes.

Los alrededor de 30 asistentes cuestionaron el posible desplazamiento de la comunidad hispana y inmigrante de bajos recursos de concretarse  la eventual rezonificación del sector. Un 75% de las nuevas viviendas tendrán precios del mercado, mientras que el 25% restante sería para familias con rangos de ingreso superiores a éstos. “No es vivienda asequible si es para personas con salarios anuales de entre $46,620 y $62,150 como propone el alcalde”, dijo Josefina Salazar.

Los manifestantes consideran además que el posible cambio en el vecindario y la llegada de residentes con mejores ingresos llevará al inevitable encarecimiento de la vida y a que se incremente la presión y acoso con el que los caseros buscan expulsar a los residentes.

El mexicano Juan Haro (35), líder de Movimiento por Justica en El Barrio criticó que el plan del alcalde Bill de Blasio da prioridad a viviendas lujosas y “además, los caseros van a sentirse con más poder para acosar a los residentes y entrarle duro a seguir encareciendo. Eso ya ha pasado en el centro de Harlem, en la calle 125; era un barrio de negros pobres y ahora se ve el cambio”, aseguró Haro.

El líder mencionó que el alcalde tiene un plan que busca construir vivienda privada en algunos parques alrededor de complejos públicos. “Bloomberg trató, pero no pudo lograrlo. Queremos que, en vez del plan de rezonificación, el HPD (Housing Preservation & Development) obligue a que los caseros cumplan con sus obligaciones de hacer los arreglos y renovar”.

“Tenemos que preservar nuestro querido barrio y evitar que se convierta en una mina de oro para las grandes corporaciones y un paraíso para los ricos. Los residentes pobres y de mucho tiempo tienen derecho a quedarse en El Barrio”, agregó Salazar.

Protestan por plan de vivienda en Harlem
“Queremos que se mantenga El Barrio como está, con su comunidad puertorriqueña y de inmigantes mexicanos y dominicanos”, dijeron los manifestantes. (Gerardo Romo/El Diario)

Un vocero de la Alcaldía escribió a El Diario que la presidenta del Concejo Melissa Mark-Viverito lidera un esfuerzo abierto y desde la base para crear un plan para East Harlem que proteja la vivienda asequible y entregue los recursos e inversiones que la comunidad necesita. “Estamos creando las herramientas que requerirán que haya vivienda asequible en este vecindario y asegurará que los inquilinos estén protegidos contra el acoso”.

La Alcaldía dijo tajantemente que todavía no hay planes para el sector y que todo se puede aún discutir en las reuniones de las Juntas Comunitarias. “En East New York los planes llevan nueve meses de ventaja comparado con East Harlem y allá habrá un 50% de vivienda asequible y millonarios subsidios para gente de escasos ingresos. Las protestas en East Harlem son de carácter político y todavía no tienen fundamento” agregó el vocero.

¿Preocupación por adelantado?

Los asistentes s la protesta del viernes además están preocupados por la posible pérdida del número de apartamentos de renta estabilizada y presentaron un plan de 10 puntos para la preservación de los mismos. “Demostramos que hemos vivido por muchos años en apartamentos donde hay constantes violaciones a los códigos de vivienda como parte de la eterna batalla en la que los dueños solo quieren que nos mudemos y así poder renovar y subir los arriendos”, sostuvo la mexicana María Moreno.

El puertorriqueño Leopoldo García (63), quien recibe incapacidad médica después de ser superintendente, comentó que vive solo y que con su ingreso “no podría aspirar a uno de esos apartamento que construirán”.

El mexicano Manuel Tenango (38), residente de El Barrio desde 1995, manifestó que “todo indica que quieren sacar a las personas de bajos recursos y eso no está bien. También me late que quieren que vengan las grandes compañías y eso afecta a los pequeños negociantes como yo”.