La popular crioterapia, ¿es un tratamiento seguro?

Este controvertido tratamiento triunfa entre famosos y deportistas de élite
La popular crioterapia, ¿es un tratamiento seguro?
La crioterapia ha ganado popularidad entre los deportistas de élite y algunas estrellas de Hollywood.
Foto: BBC/Getty

Chelsea Ake-Salvacion trabajaba desde hacía tres años en un centro de belleza de Las Vegas (Nevada) que ofrecía tratamientos de crioterapia. Se trata de una técnica que consiste en una exposición de unos pocos minutos a temperaturas bajo cero a la que se le atribuyen diversos beneficios para la salud.

Hace unas semanas Ake-Salvacion, de 24 años, se encontraba sola de noche en el establecimiento, cuando decidió probar una de las cámaras de crioterapia.

Al día siguiente la joven fue hallada sin vida por sus compañeros de trabajo. Según las autoridades, murió congelada después de quedar atrapada en la cámara “al menos durante 10 horas”.

La muerte de Ake-Salvacion ha abierto el debate en Estados Unidos sobre la seguridad de una técnica poco estudiada que en los últimos años ha ganado popularidad entre los deportistas de élite y algunas estrellas de Hollywood.

Sus defensores aseguran que sirve para tratar dolores corporales de todo tipo y acelerar la recuperación física, además de para adelgazar, reforzar el sistema inmunológico e incluso mejorar el estado de ánimo o retrasar el envejecimiento.

Una temperatura de -150ºC

La llamada crioterapia de cuerpo completo consiste en entrar durante dos o tres minutos en un tanque cilíndrico en el que la cabeza permanece fuera o en una cámara similar a una sauna de vapor, que se llena de gas de nitrógeno hasta llegar a temperaturas de -150ºC.

Baño de hielo

Fue desarrollada en los años 70 en Japón por el médico Toshima Yamauchi, quien la empezó a utilizar para tratar a sus pacientes que padecían artritis reumatoide.

La crioterapia de cuerpo completo es diferente a la crioterapia simple, una técnica médica reconocida que consiste en aplicar nitrógeno líquido en algunas partes del cuerpo para, por ejemplo, matar tejido canceroso.

En los últimos años en las principales ciudades de EEUU han proliferado los centros que ofrecen sesiones de crioterapia por unos $60.

Es habitual que los deportistas de élite se sumerjan en baños de hielo después de un partido para acelerar su recuperación física. Ahora algunos de ellos han sustituido esos baños por sesiones de crioterapia, pese a que no hay estudios concluyentes sobre la efectividad de esta técnica para la recuperación atlética.

De hecho, la Agencia Federal del Medicamento de EEUU (FDA, por sus siglas en inglés) no reconoce ningún beneficio a la crioterapia y las cámara en las que se lleva a cabo no han sido reguladas. Tras la muerte de Chelsea Ake-Salvacion, las autoridades de Nevada dijeron que van a investigar la seguridad de esta técnica y de los aparatos.

El diario The New York Times informaba hace unos días que el próximo enero se celebrará en Texas un juicio por una demanda presentada por una mujer que asegura haber sufrido quemaduras de tercer grado en un brazo tras someterse a una sesión de crioterapia.

“Un poco de miedo”

Seth Abramovitch, periodista de la revista The Hollywood Reporter, oyó hablar por primera vez de la crioterapia el año pasado cuando estaba preparando un reportaje sobre los tratamientos que utilizan los famosos para retrasar el envejecimiento.

“En Los Ángeles, y en Hollywood en particular, suelen empezar las modas de este tipo de tratamientos un poco locos que tienen más que ver con la medicina alternativa que con otra cosa”, explica Abramovitch en conversación con BBC Mundo.

El periodista tuvo la oportunidad de probar esta técnica en uno de los centros más populares de Los Ángeles.

Crioterapia

“Da un poco de miedo porque una vez estás dentro de la cámara esta se empieza a llenar de gas de nitrógeno y no se ve nada. Entonces la humedad de tu cuerpo se evapora. No puedes llevar nada puesto ya que si estuvieras sudando, ese sudor se congelaría y la ropa se te quedaría pegada al cuerpo”, explica Abramovitch.

“Ahí desnudo dentro de la cámara te sientes vulnerable. En mi caso pensaba qué pasaría si la puerta quedara atascada, así que me dio algo de miedo. La temperatura baja de golpe y tu cuerpo entra en estado de shock. Al salir de la cámara sientes el cuerpo caliente y la piel tirante”.

Abramovitch asegura que en su caso no notó ningún beneficio en particular, aunque los responsables del centro de crioterapia le dijeron que para que la técnica sea efectiva hay que someterse al menos a dos sesiones.

Tras la muerte de Chelsea Ake-Salvacion en Las Vegas, los promotores de la crioterapia han insistido en que se trató de un trágico accidente y que el tratamiento es seguro. Habrá que esperar a ver a qué conclusiones llegan las autoridades que están investigando el suceso.