Cinco hábitos nocivos para tu piel

Aunque parecieran inofensivos, algunos hábitos que se creen saludables podrían dañar tu piel
Cinco hábitos nocivos para tu piel
Entre los factores que más dañan la piel se encuentran los malos hábitos.
Foto: Shutterstock

Hay personas que, sin tomar en cuenta la edad, tienen arrugas, resequedad o imperfecciones en la piel más notorias que otras. De acuerdo con fuentes médicas, la exposición al sol coadyuva a la producción de vitamina D, esencial para mantener los niveles adecuados de calcio y fósforo, favorecer la coagulación de la sangre y fortalecer el sistema inmunológico; sin embargo, hacerlo sin medidas de cuidado puede generar lesiones graves a consecuencia de los rayos ultravioleta (UVA o UVB).

Se recomienda usar ropa de algodón de colores claros y manga larga, sombrillas y lentes oscuros con protección contra rayos UV, ya que los ojos también son órganos que pueden sufrir lesiones. Sin embargo, no sólo el sol puede perjudicar la piel. Existen otros factores, relacionados normalmente con los hábitos de las personas.

En ocasiones, aunque parecieran inofensivas, existen acciones que repercuten en la piel. Inclusive son hábitos que pudieran entenderse como saludables, sin embargo, el abuso es el problema. Entre las afectaciones más comunes se encuentran:

Fumar

Si eres fan del cigarro, piensa dos veces antes de fumar pues con el tiempo, este hábito opaca tu piel ya que le quita su brillo natural. Además, el tabaco favorece la aparición de arrugas y vuelve el aspecto de los fumadores un poco demacrado, sobre todo en el área del rostro.

Beber alcohol con frecuencia

Si eres de las que sale de fiesta frecuentemente y te gusta tomar algunos tragos, tal vez tu piel no tenga la mejor apariencia. El alcohol destilado como el tequila, el vodka, el whisky y el ron, causan deshidratación en el organismo, lo que se refleja en una piel seca. Además, su consumo regular favorece la aparición de las líneas de expresión.

Bañarse con agua muy caliente

Los baños prolongados y calientes hacen que las grasas que forman la barrera protectora de la piel disminuyan, además de que este hábito favorece la piel flácida. Mejor opta por bañarte con agua tibia o fría para activar la circulación de la sangre en tu cuerpo y reafirmar un poco tu piel.

Desvelarse

Definitivamente el desvelo es uno de los peores enemigos de tu salud y belleza. Cuando dormimos, las células se regeneran y si interrumpes este proceso o no le das el tiempo necesario, tu cuerpo no alcanza a recuperarse al cien. A largo plazo, esto se refleja en envejecimiento de la piel y líneas debajo de los ojos. Por ello, es importante que duermas entre siete y ocho horas.

No hacer ejercicio

Así es, hacer ejercicio con regularidad tiene beneficios importantes para tu salud y belleza. En el caso de la piel, cuando te ejercitas se ve beneficiada, pues se incrementa el flujo sanguíneo y se eliminan toxinas al sudar, lo que le da a tu piel un brillo natural ya que se eliminan las células muertas que dejan lugar a las células nuevas.

– Sergio Rincón