Ígneo: un punto de encuentro para la cultura hispana

John Manuel Silva entrevista a Kelly Martínez, directora de la Editorial Ígneo en Estados Unidos, con motivo del lanzamiento de la operación de esta casa editorial venezolana y algunos de sus títulos en la librería La Casa Azul de Nueva York
Ígneo: un punto de encuentro para la cultura hispana
Kelly Martínez dirige las operaciones de la Editorial Ígneo en Estados Unidos.
Foto: Cortesía de Editorial Ígneo

Hacia el último trimestre de 2013, en Venezuela, surgió Ígneo, un emprendimiento editorial dirigido por Álvaro Rafael y Germán Balda, que pronto ocupó un espacio importante en el mundo de las publicaciones en ese país. Luego de publicar varios libros de narrativa e iniciar sendas colecciones de poesía y no-ficción, además de publicar una exitosa revista, deciden apostar por un mercado más amplio y en 2015 comienzan a penetrar en otros países. Hoy, luego de presentaciones en Barcelona y Buenos Aires, empiezan un periplo por Estados Unidos, mercado que comienzan a conquistar con sus productos.

11150190_10153859639829012_5576311633572212127_n

Kelly Martínez (La Habana, 1980) es quien dirige la editorial en Norteamérica. Su llegada a la empresa se dio luego de un trabajo freelance que comenzó el año pasado: «A principios del 2014, la editorial me contrató para realizar una serie de retratos a escritores venezolanos para una antología, Las páginas internas. Ese fue mi inicio en Ígneo y, de alguna forma, mi despedida de Venezuela pues poco después vine a vivir a Miami. A los meses de estar aquí, Álvaro Rafael -el director principal y mi amigo desde hace un tiempo- me contactó para ver si me interesaba ayudarlos a montar Ígneo en los Estados Unidos. Curiosamente, unos días antes -y en medio de ese proceso de reestructuración al que te obliga emigrar- yo había estado pensando muy seriamente en que me gustaría trabajar en una editorial; también en que tal vez muchas de las cosas que quería hacer en este país tenía que construirlas desde cero. Así que la llamada de Álvaro fue una respuesta».

Lilianne Nasr Cover-2

Si el proceso de emigración está íntimamente ligado a la reconstrucción personal, Martínez siente que Ígneo le dio una suerte de proyecto para la nueva vida que emprendía en el tercer país donde viviría un largo tiempo, luego de su natal Cuba y de Venezuela, adonde había migrado siendo adolescente. Una realidad de la emigración es que muchos se ven obligados por las circunstancias a abandonar sus pasiones y deben aprender un oficio distinto; en el caso de Kelly Martínez, comenzar con Ígneo le daba la posibilidad de estar cerca de sus pasiones: «Antes dije que la emigración nos obligaba a reestructurarnos, a reinventarnos. Te obliga a reconocerte, a descubrir posibilidades y potencias que no sabías que llevabas dentro. Nunca me había planteado la posibilidad de ser editora. O tal vez sí, se lo asomé a una amiga antes de irme de Venezuela pero como una cosa a vuelo de pájaro, un breve comentario. A raíz de mi ida y de la aparición de Ígneo en mi vida entendí que, efectivamente, el mundo editorial es algo que me apasiona. Amo la literatura y amo los libros, también como objeto; no me da pena decirlo. Así que la idea de hacer libros, de darle voz a los escritores y llevar esa voz a los lectores me resulta maravillosa. De alguna forma es algo que siempre hice como profesora de literatura en Venezuela».

Y cuál si fuera una metáfora de ese mismo proceso migratorio, la editora habla de las dificultades de comenzar en un lugar donde nadie te conoce: «El trabajo, hasta ahora, ha sido apasionante. Ha sido duro, porque levantar algo desde cero en un lugar donde nadie te conoce, donde no se habla tu lengua y donde el mercado y la competencia son feroces, evidentemente no es fácil. Hay momentos en los que me he preguntado si emprender este camino fue una decisión correcta. Especialmente en un país donde, si eres emigrante y no trabajas 7 x 7 (como dicen aquí) y en trabajos estables, puede resultar difícil salir adelante. He sacrificado un poco esa estabilidad en pos de una empresa que, al fin y al cabo, es una apuesta y un riesgo. Pero, al mismo tiempo, las puertas comienzan a abrirse, y cada vez que tengo dudas algo pasa y me confirma que el riesgo ha valido la pena. Podrá sonar muy tonto, pero al fin y al cabo soy una persona arriesgada que siempre ha ido por los caminos aledaños, nunca por las carreteras principales; hacer esto es cónsono con mi naturaleza», comenta con seguridad.

Edgar Borges Cover-1

Y si construir un nombre desde cero ha sido un reto, también el trabajo ha pasado por hacerse de un equipo para levantar el proyecto. «Trabajo con un equipo increíble. No sólo por su profesionalismo sino también por su calidad humana. Tengo socios, compañeros, entre los que existe un profundo respeto y una capacidad de diálogo increíble; socios que son también amigos, con los que comparto visiones semejantes en cuanto a la literatura, los procesos editoriales y la vida. Uno de ellos, curiosamente, es mi esposo. Así que también ha venido a ser un sueño común, una tarea conjunta, en la que ambos hemos invertido mucho tiempo y esfuerzo. Creo que la base de la editorial es, precisamente, esa enorme capacidad de comunicación que tenemos todos los que estamos trabajando en ella. Todos nos complementamos, Ígneo es un organismo».

A simple vista, pareciera que una editorial independiente venezolana tiene poco que ofrecerle a un mercado como el norteamericano, tan lleno de ofertas culturales caracterizadas por la diversidad. Sin embargo, la empresa viene con productos que destacarán por su singularidad en el contexto local. «OnFIT -que es una revista que ya la editorial tenía en Venezuela– va a salir en Miami. En este caso, dirigida al público de esta ciudad, enfocada en ellos y en sus necesidades. Es una revista que habla, básicamene, de un estilo de vida saludable, en todos los sentidos: física y psíquicamente.

Kelly Martínez dirige la operación de la Editorial Ígneo en Estados Unidos.

A diferencia de la edición venezolana, más enfocada en el deporte, OnFIT Miami amplía su espectro de contenido y toca temas diversos como el turismo, haciendo énfasis en lugares que tal vez son menos conocidos por el público, que no son los típicos lugares turísticos pues también hay interés en educar (aunque esa palabra pueda sonar un poco prepotente) a los habitantes de la ciudad sobre su historia, ecosistemas, arquitectura y cultura, que son muy ricos y se han visto muy reducidos a una imagen cliché de playa y fiesta y horas locas. También tiene, por ejemplo, una sección dedicada a emprendedores hispanos en Miami, donde lo mismo se entrevista a un deportista, un empresario o un pintor. La idea no es solo dar a conocer los logros de nuestra comunidad sino también a exhortar a la gente a emprender sus propios logros».

Junto con la revista, los libros también están en los planes de Ígneo en USA: «Apostamos también al público anglosajón. No sólo porque, como dije antes, es cada vez mayor el número de anglosajones que aprenden y aprecian el español y la literatura hispana sino porque, más adelante, también queremos publicar en inglés; tanto a escritores anglófonos como traducir a escritores hispanos. De hecho, publicaremos nuestro primer libro en inglés a finales del año que viene, de Margaret Randall, una conocida poeta y ensayista norteamericana. Aunque siempre habrá una especie de cariño especial para los venezolanos (son nuestra gente, sin ánimos de cursilerías o chauvinismos) la editorial pretender ser amplia, abrir un poco las fronteras».

Martínez siente que el público sentirá un rápido interés por estos productos: «Si pensamos, por ejemplo, en la revista, tenemos que es la primera en Miami en estar pensada completamente para la comunidad hispana. Si pensamos en los libros: estamos apostando por autores emergentes, poco canónicos, además de los que ya tienen renombre. Apostamos, además, no sólo por géneros tradicionales sino por géneros que se publican normalmente en editoriales especializadas, como la literatura juvenil fantástica. Somos una editorial alternativa, no porque pretendamos ser revolucionarios ni romper con nada.

Estamos conscientes de que no inventamos nada nuevo y no estarlo sería muy ingenuo. Pero puedo decir que, de alguna forma, enlazamos humildemente con movimientos que, desde las artes y la cultura, han trabajado siempre desde cierta periferia. Periferia también es una palabra manida por la contemporaneidad, ahora cualquier cosa es periférica y a la larga termina siendo tan canónica como aquello que critica. Esa tampoco es nuestra postura. Sin embargo, nuestra propuesta llega en un momento donde las bases para desarrollarla están en donde la cultura hispana en los Estados Unidos reclama un territorio cultural que se ha ganado a pulso y eso comienza a sentirse, cada vez son más los espacios que ha ganado, incluso dentro de las grandes academias del país.  Nosotros, sin proponérnoslo, nos subimos a esa ola, que termina resultando contestaria pero lo hacemos, además, desde el encuentro cultural y no desde la renuncia».

Gy-Mirano_6

  • Gy Mirano presentará al autor Edgar Borges. 

Un evento central, a realizarse el miércoles 11 de noviembre, marcará esta entrada de Ígneo al mercado americano, la librería neoyorkina La Casa Azul Bookstore será el sitio que vea el surgimiento de esta casa editorial en el nuevo mercado que pretende conquistar. Dos amores, dos continentes de Lilianne Nasr y La ciclista de las soluciones imaginarias, Vínculos: apuntes con Rubén Blades, ambos de Edgar Borges, serán las principales novedades editoriales a presentarse ese día, que también contará con la presencia de la actriz Gy Mirano y la poeta Keila Vall De La Ville, quien presentará Maneras de irse de Ricardo Ramírez Requena, poemario que inauguró la colección Ciudades insomnes de ese sello editorial y que ya va por su segunda edición.

También se presentarán los libros In-xilios, del fotógrafo Aaron Sosa y Los legajos del Marqués del poeta y dramaturgo José Tomás Angola. Comenta Kelly: «El 11 de noviembre estaremos lanzando oficialmente la editorial, en La Casa Azul Bookstore, una librería en New York que trabaja, precisamente, para la comunidad hispana de la ciudad y que nos abrió sus puertas. También uno de los libros publicados bajo nuestros sello, La ciclista de las soluciones imaginarias, del venezolano Edgar Borges, será presentado en la Biblioteca Pública de New York dos días más tarde, el 13 de noviembre».

Ígneo aspira, en palabras de Martínez, a convertirse en un referente de la literatura hispana para la comunidad hispanohablante, una comunidad cada vez más grande y con mayor peso cultural. No sólo por la enorme presencia latina en el país, sino porque el español es la segunda lengua en el país y son cada vez más los anglosajones que lo aprenden. « E, incluso, para ser más exacta todavía, la apuesta va más allá de ser un referente: es ser un punto de encuentro para la cultura hispana y para la cultura estadounidense», cierra Kelly Martínez.