Editorial: Atención con los suplementos dietéticos

Es el consumidor quien debe usar el sentido común y estar alerta ante de tomar sustancias peligrosas

Guía de Regalos

Editorial: Atención con los suplementos dietéticos
El consumidor debe estar atento y consultar con su médico antes de tomar suplementos.
Foto: Archivo

No todo lo que brilla es oro, y las promesas de los suplementos dietéticos, lejos de ayudar a mejorar la salud, pueden ser el camino a enfermedades serias. El consumidor en estos casos debe asegurarse que lo que tome sea seguro, ya que la Administración de Medicinas y Alimentos (FDA) no regula estos productos.

El reciente arresto de los ejecutivos de USPLabs LLC y SK Laboratories por parte del del Departamento de Justicia es un ejemplo de los peligros que existen en esta industria. Las autoridades dicen que los populares suplementos para perder peso vendidos como  Jack3d, OxyElite Proy y OxyElite New Formula contienen ingredientes que causan problemas en el hígado, obligando en algunos casos a trasplantes del órgano para salvar la vida del paciente.

Este caso de fraude tiene sus peculiaridades propias. Pero los productos eran uno más de una industria que mueve cerca de 40 mil millones de dólares al año, que en su mayoría prometen bajar de peso, elevar la actividad sexual y desarrollar músculos. En muchos casos se presentan como “remedios naturales” para no envejecer o curar enfermedades como el cáncer y el Alzheimers, aprovechando la desesperación del paciente.

Según la ley, el FDA no tiene la autoridad para aprobar los suplementos dietéticos. La responsabilidad cae en el fabricante y distribuidor de que el producto sea seguro, que no se hagan afirmaciones sobre el mismo que sean falsas o engañosas y que este cumpla con las regulaciones federales sobre alimentos, medicinas y cosméticos.

La intervención del FDA es posterior cuando hay denuncias de irregularidades. Hay cientos de productos identificados por contener ingredientes activos, no reconocidos o como en varios casos tenían cafeína pura en polvo.

Por todo esto, es importante que el consumidor esté atento. Las autoridades recomiendan desconfiar de las promesas poco realistas, de la oferta de productos “alternativos”, de aquellos suplementos que se presentan como una opción a las medicinas recetadas y dudar de “testimonios” milagrosos y de frases  como “rápido y efectivo”, “lo cura todo“ y  “es totalmente seguro”.

La mejor protección es consultar con su médico antes de comprar algo dudoso. Hay muchos suplementos dietéticos que no tienen problemas, pero basta con tomar algo incorrecto para perjudicar su salud.