¡Mamá, yo no quiero hacer eso!

Consejos para motivar a los hijos a colaborar en los quehacer de la casa y los preparativos de la fiesta de Acción de Gracias

Guía de Regalos

¡Mamá, yo no quiero hacer eso!
El ejemplo es la mejor estrategia que tienen los padres para motivar a los hijos a que ayuden con los quehaceres de la casa durante los días festivos.
Foto: /Shutterstock

“Juanito,¡te dije que tendieras la cama!”. “Marcelo, ¿por qué no has sacado la basura?”. “David, ¿cuándo vas a lavar esa ropa deportiva que ya apesta?”.

¿Te resultan familiares estas situaciones? Tal vez sí, si tienes hijos chicos o adolescentes.

Y es que como dice la psicóloga Ana Nogales, con práctica en los condados de Los Ángeles y Orange (California), uno de los retos diarios que tienen muchos padres es lograr que sus hijos ayuden con los quehaceres de la casa.

“Es la historia de siempre”, dice la terapeuta de niños, adultos, parejas y familias. “Pero si desde a una edad temprana se les enseña que tienen que colaborar con los quehaceres de la casa resulta más fácil que ellos lo hagan con agrado en los días festivos”.

¿Cómo motivarlos?

La Dra. Nogales dice que una buena manera es compartir con ellos sus historias de infancia.

“Cuando los padres le cuentan a sus hijos lo que tenían que hacer para arreglar la casa para las fiestas de fin de año, ellos le están transmitiendo costumbres y valores que los motivan a ayudar con más agrado con los quehaceres [de preparar la casa para las festividades]”, explica la psicoterapeuta.

La psicóloga Romi Torres-Wards, con práctica en Los Ángeles y Seattle, por su parte dice que “explicarle a los menores el sentido de la festividad y dejarles saber que es imprescindible su colaboración, ayuda también a motivar la participación de los chicos en la organización de la casa y la preparación de los alimentos”.

Cooperación, diversión y no imposición

Para el psiquiatra Jairo Gómez, vinculado al White Memorial Medical Center de Los Ángeles, el secreto está en involucrar a los hijos en todas las actividades a través del esfuerzo del trabajo en equipo, donde los padres participan de una manera divertida sin imposición.

“Es diferente decirle al hijo, ‘por qué no me acompañas a sacar la basura’ que ‘ve a sacar la basura”, detalla el Dr. Gómez. “O decirle ‘vamos a lavar juntos los platos’ que ‘ve a lavar los platos’”.

Esta forma de hablar con los hijos deja en ellos “la percepción de que los padres son integrantes de ese equipo familiar donde todos trabajan con el mismo interés y esfuerzo.

“Las tareas se deben repartir de acuerdo con la edad los menores”, explica el psiquiatra. “Y el ejemplo de los padres es la mejor estrategia para que ellos hagan su parte”.

El hacer divertido el momento del trabajo en equipo también motiva la colaboración.

“Yo recuerdo, por ejemplo, que cuando era niño todos participábamos en el momento de inyectar con jeringas un poco de jerez a la carne del pavo antes de hornearlo. Era una actividad muy divertida que nadie se la quería perder”, comparte el Dr. Gómez.

Y es que como resalta el psiquiatra, el objetivo de las fiestas familiares de fin de año es la de pasarla bien, evitando los malos ratos.