Canciller Fariña defiende el trabajo en las escuelas deficientes

La líder del Departamento de Educación se refirió a este plan durante una audiencia en el Concejo Municipal

Nueva York – “A través de toda la ciudad, está sucediendo una renovación”, dijo la canciller Carmen Fariña. “Nuestra meta es que todas las escuelas muestren mejoras de una forma u otra”. Así se refirió la jefa del Departamento de Educación a los avances de su plan para mejorar las anteriormente llamadas escuelas deficientes, 94 instituciones que han mostrado malos resultados de manera consistente.

La Ciudad comprometió $150 millones en noviembre de 2014 para mejorar distintos aspectos en estas escuelas, incluyendo alargar los días de clases, más tutorías para estudiantes que lo necesiten, servicios de apoyo en temas sociales y de salud y más herramientas de desarrollo profesional para maestros y directivos.

“Aunque estamos orgullosos de nuestros logros, sabemos que tenemos trabajo duro en frente a nosotros”, comentó Fariña al comparecer el lunes en una audiencia en el Concejo Municipal. La Canciller explicó que las escuelas ya han logrado índices de asistencia a clases más altos, menos incidentes disciplinarios y han mejorado sus puntajes en las pruebas.

Además, Fariña explicó que tiene dudas sobre si se debe esperar tres años para ver resultados en las escuelas de bajo rendimiento, como se había planeado en un principio, antes de tomar la decisión de cerrarlas. “Creo que el primer año es crucial para ver si tienen el correcto liderazgo y los profesores correctos en el edificio”, dijo la Canciller. “El segundo año, ahora que ya tenemos a la gente correcta, ¿Qué más tiene que suceder?… La canciller en mí también dice que no podemos costear tener otro niño más por uno o dos años en un edificio donde no conseguirán lo que necesitan. Esto se trata de cómo balanceas todo esto”.