Un ‘Black Friday’ fuera del mall… ¡y en sábado!

El "Viernes Negro" es bueno para las grandes cadenas, pero no para los pequeños negocios. Por eso se inventó el "Small Business Saturday"

Un ‘Black Friday’ fuera del mall… ¡y en sábado!
La tienda MX Elextronics intentó competir con las ofertas de las grandes tiendas.
Foto: Zaira Cortés / El Diario

NUEVA YORK — El viejo refrán de ‘el sol sale para todos’ está lejos de ser una realidad para los pequeños negocios en Black Friday. Mientras que una avalancha de compradores compulsivos se disputaba los electrónicos en rebaja en las grandes tiendas del país, en los distritos comerciales de Nueva York las malas ventas definieron el tan esperado día de ofertas.

Pero la campaña Small Business Saturday, impulsada por American Express, busca atraer a más consumidores a los comercios locales. En su sexto año, la celebración se realizará este sábado 28 de noviembre, un día después de Black Friday.

“Es un movimiento extraordinario que anima a los compradores a patrocinar a las pequeñas empresas, que al final del día, son las que más aportan a la economía de nuestros vecindarios y de nuestras familias”, dijo Juan Carlos Pocasangre, vicepresidente de la Cámara de Comercio Hispana de Brooklyn.

Incluso el presidente Barack Obama apoya la iniciativa. Según cifras de American Express, en 2014, 88 millones de compradores gastaron $ 14.3 mil millones las pequeñas empresas del país como parte de la campaña, y se espera que este año las cifras se incrementen.

“Los clientes tienen la oportunidad de hacer compras de una manera más inteligente y responsable al día siguiente de Black Friday, sin toda esa presión por aprovechar las ofertas”, dijo Pocasangre. “Los pequeños negocios pueden ser el mejor sitio para conseguir productos y servicios de calidad al mejor precio”.

Los expertos de mercado de la campaña se tomarán las redes sociales para promover las ofertas de los pequeños negocios con los hashtags #SmallBusinessSaturday y #ShopSmall.

La iniciativa puede ser alentadora para comerciantes que se las vieron negras en las ventas de Black Friday.

El mexicano Tino Hernández (43), gerente de la tienda MX Electronics, situada en la Quinta Avenida en el barrio de Sunset Park, no dudó en ofrecer ‘mega ofertas de locura’ en televisores y otros electrodomésticos, pero las etiquetas fluorescentes en las vitrinas apenas lograron atraer a un puñado de clientes.

Black Friday
Los pequeños negocios en barrios latinos también participaron en las rebajas de Black Friday. Foto Crédito: Zaira Cortés/El Diario

“Hemos atendido a unos 20 compradores y sólo cinco se han ido a casa con algún electrónico en las manos. Las carteras no están tan llenas este año”, comentó Hernández, quien desde hace una década se dedica al negocio. “Las familias entran entusiasmadas, observan y preguntan si podemos hacer una oferta sobre la que ya está en rebaja. Es increíble”.

El guatemalteco Raúl Ríos (36), vecino de Bay Ridge, entró al lugar interesado en un equipo de audio para el entretenimiento en casa, pero su presupuesto de unos cuantos cientos apenas rozaba las ofertas de Black Friday.

“Entré a cuatro tiendas buscando el precio más bajo. Este día ha sido maratónico”, contó Ríos, quien trabaja en un hotel en Midtown. “Prefiero las tiendas pequeñas que ir un lugar grande y sentirme acosado por un montón de gente que compra sin pensar”.

IMG_0315
Una fila de comparadores afuera de un negocio en Sunset Park. Foto Crédito: Zaira Cortés/El Diario

Hernández expresó que el negocio registró mejores venta en 2013. El comerciante explicó que el incremento de alquiler en el barrio está asfixiando la economía de los pequeños negocios y de las familias trabajadoras.

“La situación es cada vez más difícil, por eso muchos negocios estamos recurriendo al sistema de apartado y la compra en pagos, como en nuestros países”, contó.

El dominicano Carlos Rodríguez (40), gerente de la tienda Electronics Ameri Home, en Sunset Park, dijo que las ofertas de Black Friday no fueron tan demandas como los planes de pago a corto y mediano plazo.

“Los clientes ya no pueden adquirir electrónicos en un sola compra, ni siquiera en el día de las grandes rebajas”, sostuvo. “Las familias prefieren un sistema que les permita pagar a su ritmo”.

Pero no sólo las tiendas de electrodomésticos participaron de las gangas. El supermercado ‘El Nuevo Pueblo’ también decidió hacer promociones para mantener la demanda de vivieres del Día de Acción de Gracias.

“En un hogar puede faltar la televisión, pero no la comida”, dijo el hombre detrás del mostrador, quien trabaja en el sitio desde hace tres años. “No estamos compitiendo con los mayoristas, sino con los mismos pequeños negocios del área”.

IMG_0329
Varias tienes de electrónicos rebajaron sus precios, pero no registraron buenas ventas. Foto Crédito: Zaira Cortés/El Diario

Pero otros establecimientos optaron por cerrar sus puertas y no participar de la ‘cacería’ de clientes dispuestos a gastar.

“Es una realidad que los consumidores no están pensando en traer su dinero a los pequeños negocios”, se quejó Luís Mejía, propietario del restaurante guatemalteco Luna de Xelajú, en Queens.  “Intentamos ofrecer especiales en el Día de Acción de Gracias, aunque muchos eligen las grandes cadenas de restaurantes o cenan con sus familias”.

Mejía decidió no abrir su negocio en Black Friday, adivinando las bajas ventas del día.

Según un informe de la Federación Nacional de Minoristas, sólo el 24% de aquellos que planean hacer compras navideñas tienen la intención de comprar en los pequeños comercios locales. La organización prevé que las ventas de temporada aumenten un 3.7% este año, lo que representa $630.5 mil millones.

IMG_0295
Los pequeños negocios buscan formas creativas para atraer clientes. Foto Crédito: Zaira Cortés/El Diario

“Los consumidores de hoy están buscando buenos precios y un valor agregado en las promociones, y los pequeños negocios han respondido a esa necesidad de maneras creativas”, dijo en un comunicado de prensa Matthew Shay, presidente de la Federación Nacional de Minoristas.

El valor agregado en la Marqueta Los Fernández, en Brooklyn, implicó un pavo gratis en la compra de $100, una oferta que resultó lucrativa para el establecimiento.

“No podíamos quedar fuera del juego”, dijo Radames Almonte, gerente. “Los comercios locales tenemos más cercanía con los clientes, a diferencia que los mayoristas. Hemos aprovechado muy bien esa ventaja”.