Con plenas y consignas, activistas exigen acción del Congreso para resolver crisis en Puerto Rico

Activistas prometen movilizar a votantes puertorriqueños en 2016

 

 

WASHINGTON.- Llenando los salones de un céntrico hotel con plenas y consignas, cerca de 200 activistas dieron este miércoles una especie de ultimátum a líderes del Congreso para que ayuden a resolver la crisis fiscal en Puerto Rico, o se atengan a perder su apoyo en las urnas el próximo año.

Como parte de un “día de movilización nacional”, los activistas, muchos de ellos sindicalistas que llegaron a Washington en autobuses desde Nueva York, se congregaron en un hotel a unas cuadras del Capitolio antes de llenar los pasillos del Congreso con sus reclamos.

//platform.twitter.com/widgets.js

 

Antes de realizar visitas a 40 oficinas del Congreso, los activistas cantaron plenas y gritaron consignas para exigir ayuda para Puerto Rico
Antes de realizar visitas a 40 oficinas del Congreso, los activistas cantaron plenas y gritaron consignas para exigir ayuda para Puerto Rico

En concreto, los activistas pidieron que Puerto Rico pueda tener protección dentro del Capítulo 9 de la Ley de Bancarrotas; tenga paridad en los beneficios de “Medicaid” y Medicare,  y tenga acceso a los créditos tributarios que el Congreso debe extender para el próximo año.

De ser posible, estas medidas deberían ser incluidas en las negociaciones presupuestarias en marcha para evitar un cierre del gobierno antes de fin de año, agregaron.

IMG_5895

Henry Garrido, director ejecutivo del concejo del distrito 37 del sindicato de empleados públicos, y miembro de la federación AFL-CIO, dijo que “el Congreso no puede cerrar los ojos a la crisis que está viviendo Puerto Rico” y debe recordar que hay casi cinco millones de puertorriqueños en EEUU “dispuestos a expresar su descontento en las urnas”.

Henry Garrido, director ejecutivo del concejo del distrito 37 de un sindicato de empleados públicos de Nueva York, advirtió de que el Congreso arriesga perder el apoyo de los votantes puertorriqueños si no ayudan a la isla.
Henry Garrido, director ejecutivo del concejo del distrito 37 de un sindicato de empleados públicos de Nueva York, advirtió de que el Congreso arriesga perder el apoyo de los votantes puertorriqueños si no ayudan a la isla.

“Venimos a decirle a los congresistas que no vamos a permitir que nos traten como personas de segunda clase, que queremos respeto y trato digno, que somos ciudadanos y saldremos a votar en 2016”, dijo por su parte José Santos, miembro del local 371 del sindicato AFSCME de Nueva York, que representa a más de 18,000 empleados.

José Santos, del local 371 del sindicato de empleados de servicio social, pide "respeto y trato digno" para Puerto Rico.
José Santos, del local 371 del sindicato de empleados de servicio social, pide “respeto y trato digno” para Puerto Rico.

“En Puerto Rico, la gente lo está perdiendo todo, sus trabajos, sus beneficios, sus pensiones, y los que tienen suerte de tener una pensión, ahora se les ha reducido. Esto es como un ultimátum, porque vamos a movilizar a los votantes,  porque tenemos esa voz”, advirtió Santos.

El activista fue secundado por Sonia Martínez, también del mismo sindicato, quien indicó que están pidiendo el apoyo de otros latinoamericanos “para que el Congreso vea que estamos unidos, que somos un solo pueblo”.

IMG_5906

En paralelo, durante una rueda de prensa, líderes demócratas del Congreso y activistas de grupos cívicos y religiosos también se sumaron al llamado de auxilio en solidaridad con Puerto Rico.

El Comisionado Residente, Pedro Pierluisi, dijo que, así como el gobierno de San Juan debe reconocer sus “fracasos”, tanto el Congreso como el gobierno federal deben asumir “su responsabilidad compartida” en la crisis sin precedente que enfrenta Puerto Rico.

//platform.twitter.com/widgets.js

“La raíz de la crisis fiscal y económica que enfrenta Puerto Rico radica en el status territorial indigno de la isla, que permite que el Congreso discrimine en contra de los 3.5 millones de ciudadanos americanos en Puerto Rico”, afirmó Pierluisi.

Plazos urgentes

El Congreso aún no ha programado voto para sendas medidas que piden que Puerto Rico pueda ampararse al Capítulo 9 de la Ley de Bancarrotas de EEUU, frente a una deuda de poco más de $70,000 millones.

Aunque la isla desembolsó ayer unos $354 millones para pagar parte de la deuda, el país aún afronta otro plazo para el siguiente pago de mil millones de dólares el propio día de Año Nuevo, y el gobernador, Alejandro García Padilla, informó ayer al Senado de que Puerto Rico se ha quedado sin efectivo para cumplir con sus acreedores.

En la última década, en el marco de medidas extraordinarias, el gobierno de Puerto Rico ha tenido que despedir a más de 30,000 empleados, ha cerrado cerca de 200 escuelas, y ha aumentado impuestos y reformado el sistema de pensiones y, según indicó García Padilla, ya no hay espacio para más sacrificios.

“La gente no tiene con qué vivir, muchos jubilados dependen de un chequecito que apenas les alcanza, muchas familias están privadas de empleos y beneficios, y ahora muchos más van a perder sus trabajos…vamos a decirle a nuestros congresistas que si  no nos ayudan, no van a tener nuestro voto”, dijo Nilsa Ríos, una maestra jubilada residente en Nueva York y nacida en Mayagüez.

Nilsa Ríos (derecha), llegó a Washington en solidaridad con los puertorriqueños "golpeados por la crisis".
Nilsa Ríos (derecha), llegó a Washington en solidaridad con los puertorriqueños “golpeados por la crisis”.