Nets dieron batalla a Warriors, hasta que Curry quiso

Golden State mantiene el invicto al ganar 114 - 98 a los de Brooklyn
Nets dieron batalla a Warriors, hasta que Curry quiso
Curry, MVP de la liga pasada, terminó con 28 puntos en 32 minutos.
Foto: Getty Images

BROOKLYN, NY – Los Nets jugaron un más que digno partido ante los invictos Golden State en Brooklyn, pero a día de hoy en la NBA hay un jugador por encima de todos los demás. Se llama Stephen Curry y gana los partidos cuando y como quiere.

Tras sus mejores momentos en lo que va de temporada (38 puntos en el segundo cuarto), los Nets llegaron a mandar en el marcador por 5 puntos con 3 minutos por jugar del tercer periodo. La sensación en el Barclays Center era que la histórica racha de 21 partidos sin derrota de los Warriors peligraba.

Fue un espejismo. Los 17,732 espectadores (lleno) fueron testigos en 2 minutos y 10 segundos de cómo se da la vuelta a un partido y se cierra destrozando las esperanzas del rival.

Tiro en suspensión, triple, asistencia para alley-oop, bandeja con personal incluida y triple para cerrar el cuarto. 11 puntos en 130 segundos. Con esa serie el señor Curry dejó a sus Warriors 87-80 arriba y se sentó casi todo el último periodo. El partido estaba decidido. No tanto por el marcador, sino por la sensación de que si los Nets osaban acercarse de nuevo, la sangría podría ser aún peor.

El MVP de la liga pasada se sentó con 28 puntos en 32 minutos. Draymond Green lo acompañó con 22 puntos y 9 rebotes, y Klay Thompson con 21 puntos.

Por los Nets destacaron Thaddeus Young con 25 puntos y 14 rebotes; Brook López con 18 puntos y 8 rebotes; y Shane Larkin con 13 puntos y 6 asistencias.

Con la victoria los Warriors llevan su récord a 22-0. Brooklyn empeora a 5-15.

Otros deportes

Desde octubre, Chicharito ha marcado más goles que todo el Manchester United

Timbers madrugan y levantan su primera MLS Cup

Jets ganan en tiempo extra la batalla de Nueva York luego que los Giants los perdonaron

VIDEO: Expulsan a jugador a los 32 segundos de saltar al campo