El motivo por el que Bernie Sanders pidió disculpas a Hillary Clinton durante el último debate

Su campaña intenta dejar atrás lo antes posible algo que podría volverse dañina para el precandidato
El motivo por el que Bernie Sanders pidió disculpas a Hillary Clinton durante el último debate
Bernie Sanders y Hillary Clinton, los precandidatos demócratas aún en disputa por la nominaición demócrata a la presidencia
Foto: Archivo

“Sí me disculpo. No solo me disculpo ante Hillary Clinton, sino también ante mis simpatizantes. Esta no es la campaña que queremos hacer y si cualquier otra persona de mi campaña hace lo mismo, será despedida”, afirmó este sábado en la noche Bernie Sanders, el aspirante a la candidatura presidencial del partido Demócrata durante el tercer debate de las primarias realizado en Manchester (New Hampshire).

Pero, ¿por qué se disculpaba?

Su equipo de campaña logró acceder, por un aparente error informático a datos valiosos sobre votantes demócratas que habían sido recolectados por el equipo de Clinton y que se utilizan para orientar la campaña electoral y para hacer un acercamiento personalizado a los votantes.

La información procedía de la base de datos del Comité Nacional Demócrata (DNC, por sus siglas en inglés), donde un sistema de seguridad impide usualmente que los miembros de un equipo de campaña puedan acceder al material recopilado por otro.

Hillary Clinton, Bernie Sanders y Martin O´Malley

El DNC temporalmente cerró a la campaña de Sanders el acceso a la base de datos mientras se resolvía el asunto de la brecha en la seguridad del sistema. Algo que enardeció al equipo de Sanders que desde antes viene acusando al comité de estar parcializado hacia Clinton.

La disculpa la interpretan los analistas tanto como un intento de dejar atrás lo antes posible una situación que podría tornarse dañina para el precandidato izquierdista Sanders como para que el DNC levantara el veto temporal de su campaña a la base de datos.

Otros temas

Aunque la disculpa enmarcó el debate que, comparado a los que se han dado de parte del Partido Republicano resultó moderado, saltaron algunas chispas durante el intercambio entre Sanders, la ex secretaria de Estado Clinton y el exgobernador de Maryland Martin O’Malley.

Particularmente en torno a Siria, con Sanders acusando a Clinton de estar empecinada a cambiar el régimen en lugar de concentrarse en luchar contra el autodenominado Estado Islámico (ISIS).

Martin O´Malley

“Deshacerse de dictadores es fácil pero uno tiene que pensar en lo que va a suceder el día después”, expresó el precandidato de izquierda.

Pero Clinton insistió en que se necesitaba que EEUU es el único que puede liderar el manejo de esa la crisis en Medio Oriente y central a eso está retirar al presidente Bashar al Asad del poder.

El debate entre los tres precandidatos tomó lugar después de la masacre de 14 personas en San Bernardino, California, por una pareja que las autoridades tildaron de radicalizada.

Los tres subrayaron la importancia de trabajar más de cerca con las comunidades musulmanas en Estados Unidos.

Sin embargo, el tema desembocó en el polémico fácil acceso a las armas que tiene la sociedad estadounidense. Es ese aspecto el exgobernador O’Malley tuvo fuertes críticas contra su otros dos rivales, insistiendo en que no habían expresado fuerte oposición al porte de armas porque es un tema políticamente delicado.

Ataque a Trump

Aparte de estas disputas y de la disculpa, los tres candidatos reservaron su artillería para atacar a su contraparte republicana.

Su atención se concentró en atacar al multimillonario Donald Trump, que encabeza las encuestas de los aspirantes a la nominación republicana.

Hillary Clinton

Los candidatos demócratas buscan resaltar la división que existe entre sus rivales y proyectarse como aspirantes con políticas serias.

Sanders, O’Malley y Clinton salieron bien representados del debate pero, según la corresponsal de la BBC Laura Bicker, Clinton hizo todo lo necesario para mantener su favoritismo.

Hasta tuvo la presencia mental para apelar al populismo y desearles a los votantes “que la fuerza esté con ellos”, haciendo eco de la popular película “La Guerra de las Galaxias” que se acaba de estrenar.

El interrogante para el Partido Demócrata es si hay quien esté escuchando. El sábado, cuando ocurrió el debate, es el día de televidencia más baja en EEUU y sucedió a pocos días de la Navidad, cuando la atención del público está en otras cosas.

El siguiente debate también está programado para un sábado.