Gentrificación afecta padres de crianza

Aumento en alquileres y las hipotecas afectan a los padres de crianza

María Hernández ya no puede más con lo costoso que le resulta vivir en Nueva York. Muy a su pesar dejará de ser madre de crianza, un trabajo que viene desempeñando desde hace 17 años para una agencia de Bushwick, Brooklyn.

“No tenemos más remedio que irnos. Ya no puedo aguantar más, el dinero no nos alcanza para vivir”, dijo categóricamente Hernández, que ha adoptado seis niños (actualmente entre las edades de 21 a 6 años) a quienes primero tuvo como hijos de crianza. Ahora solo espera completar el trámite de adopción de los dos más pequeños de 2 y 3 años para poder mudarse al estado de Pensilvania.

Hernández aduce que su decisión es consecuencia directa de los cambios que ha sufrido el vecindario por la llamada gentrificación. “Esto está afectando a las familias latinas porque las rentas se están duplicando y uno no puede quedarse”.

La puertorriqueña intentó quedarse en el área por lo que hace cinco años decidió mudarse de Bushwick al vecindario contiguo de Ridgewood, Queens, donde pensó que comprando una casa podría controlar mejor la situación económica. “No pude porque la hipoteca también está subiendo y si a uno le entra dinero por un lado se le va por el otro”, dijo.

La decisión de dejar de ser madre de crianza  en la Coalición de Servicios para Familias Hispanas, la única agencia latina en toda la ciudad que ubica a niños en hogares de crianza y adopciones,  no ha sido solo de ella, en los últimos dos años muchos otros padres han tomado el mismo rumbo.

“Habíamos más de  50 mujeres hace como dos años atrás. Nos llamábamos las veteranas porque llevábamos muchos años siendo madres de crianza, pero de ese grupo solo quedamos como unas 10 porque la cosa ha ido empeorando y se fueron mudando a vecindarios más baratos”, añadió Hernández.

Mario Rodríguez, fue padre de crianza durante 10 años en la misma Coalición, pero se vio obligado a desistir de su labor. “No me fui, me expulsaron”, expresó en tono irónico el ecuatoriano que tuvo que mudarse hace 5 años a Flatbush.

“Comenzaron a llegar los judíos comprando las casas, el vecindario empezó a cambiar y todo empezó a encarecerse”, recuerda Rodríguez que tuvo a cinco niños durante el tiempo que hizo de padre de crianza.

Vladimir Carvajal, director de Servicios de Adopción y Cuidado de Crianza de la mencionada Coalición explicó que por diferentes motivos las madres y los padres que se han retirado no pueden seguir en el sistema de crianza con su agencia porque si se mudan muy lejos se contrapone con la exigencia del gobierno que quiere que los niños se queden dentro del área de su comunidad y en el vecindario donde está su escuela.

El problema de la partida de los padres es lo dificil que resulta la tarea de reclutamiento de nuevos hogares de crianza. “Recientemente en un día de reclutamiento en donde habitualmente llenábamos entre 10 a 20 aplicaciones, ahora solo tuvimos tres”, dijo Carvajal.

La Coalición maneja anualmente un aproximado de 500 casos de niños que son puestos en hogares de crianza y 100 en adopción.

Denise Rosario, directora ejecutiva de la Coalición, adjudicó el bajo reclutamiento al cambio en el vecindario y la llegada de gente joven que no está preparada para adquirir ese tipo de compromiso, además de que “el ser padre de crianza no es una tarea fácil sino un trabajo muy demandante”.

Rosario recordó que cuando la agencia fue establecida hace 25 años “el 65% de latinos era una de las comunidades más pobres y aisladas de la ciudad, pero todo empezó a cambiar alrededor de siete años atrás. Ahora se ven mucho más tiendas y restaurantes nuevos y la renovación del tren”.

Al hablar sobre el futuro de su agencia, que tiene otros programas en varios vecindarios de Queens, Rosario dijo claramente que “nosotros vamos donde las familias latinas están. Es una posibilidad en el futuro que un día ellos no nos necesiten. Es un poco aterrador, porque me gustaría decir que no nos necesitan porque las familias están bien no porque se han ido”.

Otra de las formas cómo afecta la gentrificación a las familias según Rosario es que a medida que el área va cambiando demográficamente, cuando el gobierno revise las cifras de ingreso  “decidirá que no hace falta invertir en esta comunidad y las familias pobres que se quedan van a recibir aún menos” señaló.

Cómo ser padre de crianza

Las personas interesadas en ser padres de crianza pueden comunicarse con la Coalición de Servicios para Familias Latinas, en donde se dicta orientación al respecto y se les prepara para una vez llenen los requisitos necesarios obtener una licencia que es válida por un año.

Para más información puede llamar al (718) 497-6090 extensión 352.