Revelan irregularidades en servicios a enfermos de VIH/Sida

Contraloría descubre que agencia pagó $8,594 a proveedores de vivienda para 23 beneficiarios que ya había muerto
Revelan irregularidades en servicios a enfermos de VIH/Sida
El Comisionado de la Administración de Recursos Humanos, Steven Banks de lado del contralor Scott Stringer, anunciando en una rueda de prensa los hallazgos de la auditoría.
Foto: Andrea García//Oficina del Contralor de NYC / Andrea García//Oficina del Contralor de NYC

Una auditoría realizada por el contralor municipal Scott Stringer reveló una serie de irregularidades en el sistema de viviendas que se otorgan a beneficiarios de la Administración de Servicios de VIH/Sida (HASA), que datan de hace 10 años.

Según los resultados de la auditoria divulgados este jueves, en un período de tres meses la HASA les pagó $8,594 a varios contratistas por brindarles servicios a 23 beneficiarios que ya habían fallecido. Ésta fue una de las irregularidades que reveló Stringer en una rueda de prensa este jueves en compañía del comisionado de la Administración de Recursos Humanos (HRA), Steven Banks.

El comisionado Banks reconoció los errores e irregularidades y se comprometió a implementar una serie de medidas para corregirlos. “Así debería funcionar el gobierno, con cooperación por parte de las agencias que controlan y las agencias que ofrecen programas, para mejorar los servicios que se otorgan a nuestros clientes”, afirmó Banks.

La HASA, que es administrada por la HRA, ofrece más de 5,600 unidades de vivienda, entre otros servicios, a pacientes que sufren de VIH/Sida y a sus familias. Ahora la agencia procederá a recuperar el dinero que se pagó extra a los proveedores de servicio.

Entre otras de las irregularidades que se hallaron se encuentran inspecciones que no fueron completadas en las unidades de residencia, así como una base de datos de inspecciones no confiable. Además, se descubrió que los contratos que firmaban los que proveían los servicios no cumplían con las mismas exigencias de entrenamiento a sus empleados como psicólogos ni de seguridad en las viviendas.

Por último, la Contraloría halló que la HASA no estaba conduciendo encuestas de satisfacción a sus clientes ni tenía implementado un sistema para que los beneficiarios presentaran quejas o comentarios sobre el servicio.

“Este anuncio es importante porque estamos demostrando lo que pasa cuando trabajamos juntos: Las agencias, los funcionarios del gobierno local y los partidarios”, dijo Stringer.

Una de las medidas que la HRA implementará para mejorar los servicios, recomendada por la oficina del Contralor, es crear un método claro para que los clientes presenten sus quejas y conozcan sus derechos.