Juanes y John Legend ofrecen concierto en solidaridad con migrantes detenidos en Arizona

El concierto se produjo en unos momentos en que aumentan las presiones contra el gobierno de Obama para frenar la detención y deportación de migrantes que huyen de la galopante violencia en Centroamérica, la mayoría de los cuales tienen casos de asilo válidos
Juanes y John Legend ofrecen concierto en solidaridad con migrantes detenidos en Arizona
Foto: Twitter

WASHINGTON.- Entonando un tema clásico de Bob Marley, “Redemption Song”, dos leyendas de la música, Juanes y John Legend, ofrecieron este miércoles un concierto gratuito afuera de un centro de detención en Arizona, donde pidieron la puesta en libertad de los migrantes.

Tras acomodar sus instrumentos en un camión de plataforma y con el desierto como telón de fondo, Juanes y Legend tocaron cinco temas ante más de 200 activistas pro-inmigrantes y familiares de los detenidos, congregados con pancartas afuera del Centro de Detenciones de Eloy, ubicado a 60 millas al sureste de Phoenix.

El encuentro fue organizado con la ayuda del grupo Puente Arizona, que no dio aviso previo a la prensa pero sí lo promovió en las redes sociales con la etiqueta “#FREEAMERICA”, como parte de la campaña lanzada por Legend contra los centros de detención de migrantes y  las deportaciones.

Juanes, conocido por canciones que promueven la  paz y la justicia social, se reunió en privado con algunos de los detenidos, que no tuvieron permiso para salir a disfrutar el concierto.

Posteriormente Juanes dijo en su cuenta en Twitter que “el encarcelamiento en todas sus formas es una práctica inhumana”.

 

Por su parte, Legend explicó que el objetivo del concierto era poner los reflectores sobre lo que ocurre en los centros de detención de migrantes y denunciarlo ante el mundo.

El centro de detenciones, a cargo de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés) alberga en la actualidad a alrededor de 1,500 migrantes en proceso de deportación, incluyendo centroamericanos que cruzaron ilegalmente la frontera en busca de refugio en EEUU.

El sorpresivo concierto se produjo en unos momentos en que aumentan las presiones contra la Administración Obama para frenar la detención y deportación de migrantes que huyen de la galopante violencia en Centroamérica, la mayoría de los cuales tienen casos de asilo válidos.