Leyes de vivienda asequible bajo el escrutinio público

El Concejo Municipal inició la discusión de estas políticas que definirán el futuro de la vivienda social en la ciudad
Leyes de vivienda asequible bajo el escrutinio público
En las afueras de la Alcaldía, manifestantes apoyaron la propuesta de De Blasio.
Foto: Gerardo Romo / El Diario

Nueva York- No pasaron muchos minutos antes de que tuvieran que sacar a tres personas de la sala principal del Concejo Municipal. Gritando “el plan de De Blasio no es asequible para mí”, los manifestantes interrumpieron a la vicealcaldesa Alicia Glen, mientras hablaba en la audiencia pública en la cual se discutieron las leyes de vivienda asequible.

Los testimonios y entrevistas realizados en el edificio de la Alcaldía fueron seguidos por la intensa mirada de muchos residentes que abarrotaron la sala principal del Concejo y otros tres salones en los que se transmitió en vivo la sesión. En esta ocasión, se conversó sobre una de las dos leyes, la de Vivienda Inclusiva Obligatoria (también llamada MIH), la que busca establecer porcentajes fijos y obligatorios de vivienda asequible para los desarrollos inmobiliarios.

Los concejales, en general, manifestaron apoyos con reparos y escucharon e interrogaron a autoridades de vivienda de la Administración De Blasio. “Yo apoyo de manera general las metas de este plan”, explicó el concejal David Greenfield. “Dicho esto, la propuesta de Vivienda Inclusiva Obligatoria claramente va a cambiar respecto a lo que escucharemos hoy… El diablo está en los detalles y esos son los detalles que veremos hoy”.

Loading the player...

Entre tanto, la vicealcaldesa Alicia Glenn enfatizó que esta es una legislación urgente. “Estamos literalmente en una crisis de vivienda, con un índice de vacancia de 3.5%”, dijo Glenn. “Este número es un resultado directo de una drástica disminución de vivienda asequible”.

Las autoridades debieron responder a muchas preguntas, entre las cuales la principal interrogante fue una de las críticas que organizaciones como Real Affordability for All han hecho: la de que esta propuesta no garantiza viviendas para las personas con ingresos más bajos.

Pero las autoridades de la Alcaldía explicaron que el proyecto ha sido malinterpretado. “La ley de Vivienda Inclusiva Obligatoria plantea un piso, no un techo para la asequibilidad que se establecería en los distintos barrios a través del proceso de planeación”, comentó Carl Weisbrod, presidente de la Comisión de Planificación de la ciudad de Nueva York.

En la audiencia distintos sindicatos y agrupaciones respaldaron las leyes de De Blasio, entre ellos la Asociación de Dominicanos Progresistas, la Asociación de Bodegas, el 32NJ SEIU, el Sindicato de Empleados de Hoteles y la Cámara de Comercio de Brooklyn. “Necesitamos programas e ideas creativas e innovadoras para generar desarrollo que no sea solamente vivienda”, dijo George Gresham, presidente del sindicato 1199 SEIU, quien estuvo entre los que respaldaron a De Blasio.

También participaron grupos como Make The Road y New York Communities for Change, los que pidieron que, la ley sea rechazada si no se modifica. “Lo que la ciudad necesita es asequibilidad profunda para los nuevos inmigrantes que la hacen vibrar”, comentó José López, de Make The Road. “El MIH excluiría a la vasta cantidad de residentes que espera ayudar”.

Entre tanto, la presidenta del Concejo Municipal Melissa Mark-Viverito llamó a entender que esta ley debe ser aprobada en el tiempo que se tiene. “Se realizarán cambios”, dijo la concejal. “Pero hay que asumir que no vamos a dejar a todos felices, eso es parte de gobernar (…) Sus voces están siendo escuchadas y sus opiniones serán evaluadas en el proceso”.

Una segunda ley, llamada Ley de Zonificación para Calidad y Asequibilidad, será debatida durante el miércoles. Se espera que ambas sean modificadas levemente y luego votadas durante el mes de marzo.

 

Los pro y los contra de la ley

Tanto la ley de  Vivienda Inclusiva Obligatoria como la ley de Zonificación para Calidad y Asequibilidad, son normas altamente técnicas, pero que tendrán un impacto considerable a la hora de buscar viviendas asequibles en el futuro.

Quienes proponen la ley de vivienda inclusiva obligatoria explican que esta tiene una serie de ventajas: genera unidades permanentes y en todos los nuevos desarrollos. Además, plantea distintas alternativas para distintas realidades. El Concejo deberá decidir, caso a caso, si los proyectos tienen un 25% de unidades asequibles para familias que ganen el 60% del ingreso promedio o un 30% para familias que ganen el 80% del ingreso promedio. En el primer caso, esto es aproximadamente un ingreso de $47,000 anuales para una familia de tres personas, y en el segundo caso es $62,000 anuales para una familia de tres personas. Además, habrá un tercer caso en algunos distritos donde podría haber un 30% de vivienda asequible para clase media, donde se gana el 130% del ingreso medio.

La ciudad plantea que, junto a subsidios, estas bandas permitirían llegar a los grupos más pobres de la ciudad. Además, explicaron que este porcentaje de 25 o 30% de asequibilidad obligatoria es más alto que otras ciudades del país (en Chicago es de 10% y en San Francisco es entre 12 y 20%). Sin embargo, los críticos dicen que apuntar a familias que ganan el 60% del ingreso promedio es todavía demasiado alto y no se le asegura vivienda a los más pobres.  Además, están pidiendo que los empleos generados por la construcción sean de trabajadores de sindicato y de las áreas donde se realicen los proyectos.

 

Opiniones divididas

“A nosotros nos conviene que esto se apruebe, para poder trabajar. Estamos de acuerdo con el plan. Queremos que se nos paguen los sueldos que correspondan y que el trabajo sea de sindicato”. Arcadio Ávila, empleado de la industria de la construcción.

“Los que están presentes aquí están de acuerdo que debe haber vivienda asequible. Desafortunadamente, tenemos diferentes opiniones sobre cómo hacer llevar y asegurar que los más vulnerables, los más pobres, los de salario mínimo puedan ser los que obtengan estos departamentos. Así como está el proyecto, creemos que las personas ganando más tienen más oportunidad de tener esas viviendas que las personas que más lo necesitan”. Lucía Gómez, directora organizacional del sindicato Local 78.

“La gente siempre se está quejando mucho de la renta, que no se puede, que los trabajos no pagan muy bien. Estamos apoyando esta ley, para tener más acceso a los departamentos, que están muy caros en Nueva York. Esto tenemos que apoyarlo”. Juan Nattes, empleado hotelero.