Bloqueo republicano a reemplazo de juez Scalia afectará contienda por control del Senado

Aunque el presidente Obama prevé nombrar en los próximos días al sucesor de Scalia, un sector de los republicanos podrían impedírselo
Bloqueo republicano a reemplazo de juez Scalia afectará contienda por control del Senado
Mitch McConnell promueve que la elección del máximo jefe del Tribunal Supremo se lleve a cabo después de la contienda electoral por la presidencia.
Foto: EFE

La rebelión del Partido Republicano contra la designación de un nuevo juez en el Tribunal Supremo es aplaudida por su base conservadora, pero afectará no sólo la contienda por la Casa Blanca sino también la pugna por el control del Senado.

Desde la repentina muerte el sábado pasado del juez conservador, Antonin Scalia, ha aumentado el coro de voces republicanas que apoyan la idea del líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, de postergar el nombramiento hasta después de las elecciones de noviembre próximo.

El presidente del Comité Judicial del Senado y senador republicano por Iowa, Chuck Grassley, sugirió hoy en conferencia telefónica con reporteros en su estado, que no descarta programar audiencias de confirmación para el nuevo juez, pero sostuvo que es preferible esperar que lo nombre el próximo presidente.

LEE TAMBIÉN: El juez Scalia murió de un ataque al corazón, según acta

Grassley, quien busca la reelección, señaló que el puesto en el Supremo “es un cargo muy serio” por lo que, tras el eventual nombramiento, tomará las cosas “un paso a la vez”.  Sin embargo, en 2008, Grassley había dicho que el Senado “jamás ha dejado de confirmar nombramientos judiciales en los últimos meses del mandato de un presidente”.

En general, los republicanos argumentan que no hay suficiente tiempo este año para sopesar semejante nombramiento, tomando en cuenta que los nueve magistrados del Tribunal Supremo ostentan cargos vitalicios y sus dictámenes moldean los asuntos más acuciantes y divisorios de la vida nacional.

Pero, en un editorial publicado en el diario “USA Today” y difundido hoy por su oficina, el senador de Vermont, Patrick Leahy, el demócrata de mayor rango en el Comité Judicial,  instó al Senado a evitar que la “politiquería” le impida cumplir con su “deber constitucional”.

“No nos equivoquemos, una sola vacante importa. Importa para quienes valoramos respire aire puro o beber agua potable; para quienes trabajan o están jubilados, para quienes poseen un celular; para quienes les preocupa la corrupción en nuestro proceso político y quienes valoran nuestra seguridad nacional. Hay mucho en juego para todos”, argumentó Leahy.

LEE MÁS: Editorial: Urge llenar la vacante de Scalia

El presidente Barack Obama prevé nombrar al reemplazo de Scalia cuando el Congreso reanude sus sesiones, tras el receso de esta semana.

Los demócratas apoyan a Obama, al señalar que el promedio de confirmación de un juez en el Senado ha sido de 75 días en la historia reciente,  y que no ha tenido problemas para confirmar a otros jueces vitalicios en pleno año electoral. De hecho, el juez Anthony Kennedy, nombrado por el entonces presidente Ronald Reagan, fue confirmado en 1988, en medio de las elecciones ese año.

Sin embargo,  los precandidatos presidenciales republicanos apoyan la demora, porque creen que si gana uno de los suyos, éste podrá colocar a un conservador en el estrado, mientras que los demócratas exigen su aprobación.

En la actualidad, los republicanos controlan el Senado con 54 escaños, contra 46 en manos demócratas, pero en los comicios generales del próximo 8 de noviembre, estos tienen buenas posibilidades de recuperarlo, tras la paliza electoral que le propinaron candidatos del movimiento conservador “Tea Party”, en 2010.

Este año, los demócratas solo tienen que defender diez escaños en el Senado, de los cuales únicamente Colorado y Nevada – este último por la jubilación del senador Harry Reid corren un mayor riesgo, aunque ambos estados se han decantado por ese partido en los últimos años.

Mientras, los republicanos tienen que mantener 24 escaños en la Cámara Alta, seis de los cuales están en manos de senadores en riesgo de perder la reelección.

LEE TAMBIÉN: Inmigración: Scalia y el futuro de las acciones ejecutivas

Así, los senadores republicanos de Illinois, New Hampshire, Ohio, Pensilvania, y Wisconsin – todos en busca de su primera reelección-, son considerados “vulnerables” en esta contienda, mientras que el de Florida está abierto, debido a la candidatura presidencial del senador Marco Rubio.

“Que quede claro: el Senado no debe avanzar en el proceso de confirmación hasta que el pueblo estadounidense haya hablado al elegir a un nuevo presidente”, afirmó Kelly Ayotte, senadora republicana por New Hampshire.

Además, los observadores no descartan que incluso el senador republicano de Arizona, John McCain, también sea blanco de los demócratas este año.

Como estrategia, la amenaza republicana de obstruir el nombramiento del reemplazo de Scalia –como dicta la Constitución- podría perjudicar al partido, que desde siempre ha combatido la acusación demócrata de que los republicanos se oponen a todo lo que venga de Obama y son incapaces de gobernar.

“Si los republicanos cumplen su amenaza, esto le servirá de arma electoral a los demócratas, aunque con seguridad ambos partidos usarán la vacante en el Tribunal Supremo para movilizar a sus bases. El problema para los republicanos será una mayor participación de votantes demócratas en estados clave para el control del Senado”, dijo a este diario Geoffrey Skelley, analista de la Universidad de Virginia.

Conscientes de que está en juego no sólo el control de la Casa Blanca, sino también el del Senado y el balance del poder en el Tribunal Supremo, ambos partidos elaboran estrategias para movilizar a las bases en noviembre próximo.

“Por supuesto, hay otros factores en juego más importantes en esta elección, como la economía o el nivel de aprobación del presidente, pero la lucha por el rumbo ideológico del Tribunal Supremo movilizará a las bases, pero en estados bajo control republicano eso no es una buena noticia”, puntualizó Skelley.