Presidente latino de Comisión de Derechos Civiles advierte de erosión de derechos de las minorías

Tribunal Supremo necesita a nueve jueces para funcionar con eficacia, consideró el titular de la comisión
Presidente latino de Comisión de Derechos Civiles advierte de erosión de derechos de las minorías
Martin Castro.
Foto: Suministrada / Suministrada

WASHINGTON.- En los meses que le quedan en el cargo, el presidente de la Comisión de Derechos Civiles de EEUU (USCCR), Martín Castro, el primer latino y mexicoamericano en esa entidad independiente,  explicó este viernes que su misión es recuperar el terreno que han perdido los inmigrantes y minorías en materia de derechos civiles.

En entrevista telefónica con este diario desde Chicago, donde tiene su oficina, Castro consideró que, pese a los hitos alcanzados en EEUU,  los inmigrantes y las minorías han sufrido una erosión de sus derechos en los últimos años.

“Cuando en realidad examinas los logros históricos,  de alguna manera los hemos perdido. El Tribunal Supremo ha diezmado el Acta del Derecho al Voto y, como resultado, ahora vemos leyes de supresión del voto en muchos estados, incluyendo estados con leyes anti-inmigrantes”, señaló Castro, designado por el presidente Barack Obama en 2011 a un período de seis años.

Se abolió la esclavitud con la décimotercera enmienda y se promulgó el Acta de los Derechos Civiles de 1964, pero en EEUU un gran número de afroamericanos son privados de su derecho al voto o terminan en las cárceles, advirtió Castro, abogado de profesión y principal ejecutivo de la consultora “Castro Synergies”.

“Hemos registrado logros pero también hemos perdido terreno, y tenemos que luchar para recuperarlo. Nuestra labor en esta Comisión es poner los reflectores sobre asuntos que afectan la vida diaria de las personas, desde el prisma de los derechos civiles, alentando al Congreso y al Ejecutivo a que tomen medidas” correctivas, explicó.

Designación de reemplazo del juez Antonin Scalia

En la actualidad, hay varios asuntos pendientes en el Tribunal Supremo que afectan a las minorías, incluyendo un caso de “acción afirmativa” en Texas, y la futura aplicación de los alivios migratorios para hasta cinco millones de inmigrantes indocumentados.

La repentina muerte del juez conservador, Antonin Scalia el sábado pasado –será enterrado mañana- ha desatado un álgido debate político sobre su posible reemplazo, que Obama prevé anunciar en las próximas semanas pese a la amenaza de bloqueo de la mayoría republicana en el Senado.

Al respecto, Castro dejó en claro que no puede hablar en nombre de toda la USCCR, porque la comisión no ha tomado una postura oficial sobre la vacante en el Tribunal Supremo pero, a nivel personal, explicó que la Constitución dicta que el Ejecutivo debe nombrar un reemplazo cada vez que se produce una vacante entre los nueve jueces vitalicios.

“Esto se ha convertido en un asunto político, en vez de un asunto constitucional. Pero, si estudias la Constitución, no queda dudas sobre lo que debe ocurrir ahora… en nuestra propia Comisión, no siempre hemos tenido a todos nuestros miembros y eso ha creado ha dificultado nuestra labor”, señaló.

“Espero que obedezca la Constitución para que el Tribunal Supremo pueda emitar sus dictámenes en estos asuntos tan importantes”, dijo.

En defensa de los inmigrantes

Muchos de los asuntos que examina la Comisión, incluyendo la supresión del voto de las minorías,  los abusos de la policía, o leyes anti-inmigrantes en algunos estados, terminan en los tribunales federales o se corrijen con iniciativas aprobadas en las legislaturas.

El pasado 22 de enero, la USCCR envió una extensa carta al secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, en la que exigió el “cese inmediato” de las redadas contra “refugiados centroamericanos”, por considerar que la práctica contraviene las “leyes y valores” de EEUU.

En nombre de la mayoría de la USCCR, Castro denunció que el gobierno federal está deportando a mujeres y niños, posiblemente privándoles de su derechos al debido proceso, regresándolos a situaciones que potencialmente ponen en peligro sus vidas.

En septiembre pasado, la USCCR, compuesta por ocho miembros, determinó en un mordaz informe que muchas familias en centros de detención no tuvieron acceso a un abogado, lo que pone en tela de juicio la validez de las órdenes de deportación.

¿Cuándo habrá una sociedad “posracial”?

Para muchos, la elección del primer presidente negro en la historia de EEUU debía acelerar el paso hacia una sociedad más equitativa y con mayores oportunidades para miembros de todas las etnias raciales en el país, donde las minorías conforman el 38% de la población.

Pero, a título personal, Castro opinó que queda mucho camino que recorrer antes de vivir en una sociedad idílica que “nivele la cancha” para todos, entre otras cosas porque “todo el mundo tiene prejuicios”.

“La elección de una persona, aunque tiene importancia y significado histórico, desafortunadamente eso en sí no cambia siglos de la Historia, siglos del impacto de la discriminación, siglos de prejuicios que arduamente hemos tratado de reducir. Obviamente, no hemos eliminado eso”, argumentó Castro.

Por ello, destacó el esfuerzo que continúan realizando tanto la USCCR como el Departamento de Justicia, la Comisión para la Igualdad en el Empleo (EEOC, en inglés), la Comisión de Derechos Humanos, y otras agencias estatales.

“Es necesario avanzar estos esfuerzos contra lo que en realidad es una parte muy terrible de la Historia estadounidense. Una sola elección, una presidencia no lo van a hacer”, puntualizó.

Hijo y nieto de inmigrantes mexicanos, Castro fue el primero de su familia en graduarse de secundaria y el primero en obtener un diploma universitario. Obtuvo una licenciatura en Ciencias Políticas de la Universidad DePaul y su título de abogado de la Universidad de Michigan.

COBERTURA DE DERECHOS CIVILES