Piden aprobar presupuesto que mejore vida de inmigrantes en NY

Se Hace Camino NY propone medidas para que los presupuestos que se debaten en Albany mejoren la vida del 23% de la población
Piden aprobar presupuesto que mejore vida de inmigrantes en NY
Haciendo Camino Nueva York, quiere que sean atendidos por los presupuestos del estado que se están negociando en Albany. Archivo

Aracelly Cantos llegó de Ecuador hace cuatro años a Nueva York con un título de gestión de administración, hoy tiene que trabajar a tiempo parcial en dos empresas distintas, como asistente administrativa en una y atención de servicio al cliente en otra, para apenas ganar $540 a la semana. “No me alcanza, gano el salario mínimo de $9 la hora y tengo que pagar la renta, el transporte, los imprevistos y lo que mando a mi país”, enumera esta joven de 28 años que vive con su madre. Para poder llegar a fin de mes subarriendan una habitación a extraños, algo que siempre la deja inquieta.

Las dificultades económicas que sufre Cantos, son el pan de cada día para muchas familias inmigrantes en una ciudad en la que “el sueño americano” se ve anulado por la realidad. Una de las mayores organizaciones comunitarias de la ciudad, Se Hace Camino Nueva York, quiere que sean atendidos por los presupuestos del estado que se están negociando en Albany.

Para que estas cuentas cuadren a la población inmigrante trabajadora “se necesitan más recursos, incluido un salario mínimo de $15 la hora, $2,900 millones en ayudas a nuevos colegios además del incremento de la financiación para la educación adulta y programas para trabajadores, entre otras cosas”.

La asambleista Nily Rozic, demócrata de Queens, explicaba a El Diario que se necesita un presupuesto “que refleje la realidad de la fuerza laboral del estado, que ayude a todos los trabajadores y permita una mejora de la vida de todos”. Los llegados de fuera del país son el 23% de la población del Estado de Nueva York, el 24% de los votantes y el 27% de los trabajadores y dueños de pequeños negocios, una población que tiene muchos retos ante sí.

Rozic cree que la subida de la paga mínima es un objetivo posible para el presupuesto que ha de estar aprobado el 1 de abril. El propio Gobernador, Andrew Cuomo, está haciendo campaña por esta subida diciendo que el aumento causa menos estrés económico que el hecho de que los trabajadores pobres necesiten ayuda social del estado.

Cantos también confía en que la subida del salario mínimo sea una realidad muy pronto. Se Hace Camino propone que este se suba a $15, que desaparezca el salario inframínimo, haya más recursos para acabar con el robo de salarios (que suman unos $3,200 millones anualmente) y se proporcione un seguro de licencia familiar pagado de 12 semanas para que los padres se ocupen de sus hijos o familiares enfermos. EEUU es el único país industrializado sin esta licencia en el caso de la maternidad y uno de los pocos que no la tiene para los padres aunque algunos estados como California y Nueva Jersey ya tienen leyes en este sentido.

Esta inmigrante dice que entiende que los pequeños negocios estén preocupados por los mayores costos en personal. “Vivo en Jackson Heights y se que ya están desesperados con las rentas que pagan pero es el tiempo de subir los salarios porque puede haber una revolución social. Se que todo cuesta pero tras el cambio se estabiliza la situación”.

Se Hace Camino también quiere un presupuesto casi tres veces mayor que el actual y que la propuesta hecha actualmente ($17,200 millones) para educación a adultos que permita la integración de los inmigrantes en la comunidad. Según la Coalición de NY para Educación Adulta, los actuales fondos solo proveen educación para 6,500 mayores de edad al año cuando hay más de dos millones que viven en el estado con un nivel muy limitado de inglés. Por el mismo motivo de integración se demanda que se emitan licencias de manejo a todos los neoyorquinos que estén cualificados independientemente de su estatus migratorio.

En educación, otro de los puntos más críticos para esta organización, se pide una mayor inversión en los colegios para financiar programas de maestros y aprendizaje para alumnos que aprenden inglés, además de una expansión del programa del prekindergarden a todo el día.

El Estado debe al sistema de educación unos $4,800 millones en después de que se encontrara que no se ha dado el capital suficiente para cumplir con la obligación constitucional de proveer con recuros básicos para una educación a todos los colegios. La asambleísta Rozic explica que solo en su distrito se deben a los colegios $43 millones de dólares atrasados. Evelyn Ayarza, miembro de esta organización comunitaria y madre de una alumna en P.S. 148 en Jackson Heights explica que al colegio de su hija se les debe unos $2,000 por estudiante por parte del estado. “Todos nuestros niños merecen una buena educación y debemos asegurarnos de que todos los colegios tienen los programas que son necesarios para el aprendizaje”, dice Ayarza.

Otras partidas para reforzar

  • Aprobar el Dream Act con una financiación de al menos $27 millones para asegurar un equilibrio en la ayuda a la educación.
  • Ampliar la inversión estatal en el sistema de CUNY para hacerla gratis y abierta de nuevo.
  • Invertir $50 millones en justicia restaurativa e iniciativas que acaben con la dinámica de salida de colegio y entrada en prisiones.
  • Fiscalidad progresiva que grave más al 1% de los neoyorquinos y se fiscalice como ingresos el porcentaje de beneficios sobre las inversiones de los hedge funds que se dedican a compensar a los gestores de estos fondos. Es algo que generaría unos $2,300 millones según Se Hace Camino Nueva York.
  • Ampliar la cobertura sanitaria para inmigrantes indocumentados mayores de 18 años que no pueden acceder a Medicaid o al mercado de seguros además de la ayuda que solicita esta población par navegar el complejo sistema sanitario
  • Dotar de más dinero al proyecto de Unidad de Familia Inmigrante a todo el estado y aumentar los fondos para los servicios legales civiles.

Vivienda

Crucial en el estado de Nueva York, más aún en la ciudad. Los organizadores comunitarios de Se Hace amino quieren que se duplique la Unidad de Protección al Arrendatario con el que se investiga y previenen los casos de abusos y fraude en vivienda accesible.  Además se quiere que se acabe con el vacansy bonus que acelera la desregulación de las viviendas reguladas subiendo las rentas a las familias.