El Olivo, de Icíar Bollaín: nunca un árbol hizo llorar y reír tanto

La directora española estrenó su último film en el Festival Internacional de Cine de Miami
Sigue a El Diario NY en Facebook
El Olivo, de Icíar Bollaín: nunca un árbol hizo llorar y reír tanto
Una escena de El Olivo.
Foto: Cortesía / Morena Films

Hace poco más de una hora estaba en un cine llorando viendo en la pantalla un árbol detrás de un cristal. Sí, un árbol; y dentro de un edificio. Bueno, en realidad delante del cristal también estaba Alma, la protagonista de El Olivo, la última película de la directora española Icíar Bollaín que ha tenido esta noche su premiere mundial en el 33er Festival Internacional de Cine de Miami ante un público que salió del Tower Theater de La Pequeña Habana entusiasmado.

“Esta película, como Y también la lluvia, es una creación de Paul que yo he hecho mía”, comenta Bollaín. “Paul” es el escocés Paul Laverty, pareja de la directora desde hace maś de dos décadas y guionista habitual de Ken Loach.

“Paul escribe lo que se le ocurre. Y yo le sigo, porque me lleva a sitios muy bonitos”.

Laverty leyó hace años un reportaje que tenía como título “El viaje del abuelo”, sobre los olivos milenarios que se arrancaron en España para vender como decoración, sobre todo en los años de abundancia previa a la crisis económica. Muchos terminaron en rotondas, en jardines privados, en sedes de empresas… miles esparcidos por todo el mundo.

A Paul se le encendió la bombilla y pensó que era una gran metáfora de muchas cosas: del propio expolio por arrancar estos árboles que son un patrimonio, del “todo vale” de los años del boom en España y de la posterior crisis”, cuenta Bollaín.

La película cuenta la historia de una joven de 21 años que, 12 años después de que su familia vendiera el olivo más querido por su abuelo -desenterrado delante de ella cuando era una niña-, decide buscarlo allí donde esté para traerlo de vuelta a casa y acabar con el duelo del anciano.

Suena muy triste, ¿verdad? Nada más lejos. El Olivo es un drama y una comedia en uno. Un minuto se te hace un nudo en la garganta y al siguiente el nudo se deshace en una carcajada. Los diálogos son profundos y ágiles, desternillantes y reflexivos.

El elenco -encabezado por la joven Anna Castillo, el ganador de la Concha del Plata y el Goya Javier Gutiérrez (La isla mínima) y Pep Ambròs– está a la altura de esta joya creada por Bollaín y Laverty. Sus actuaciones son frescas y poderosas. La química entre ellos es palpable durante todo el viaje porque sí, El Olivo tiene también una road movie dentro, y una película ecologista, y reinvindicativa; y otra más costumbrista…funciona en tantos niveles que es díficil explicarla. Mejor traten de verla si tienen la ocasión. En España se estrenará el 6 de mayo. Esperemos que no tarde mucho en volver a Estados Unidos.